Que primero dimita Barberá

8 07 2009

QUIERO hacer constar que se han confirmado mis sospechas. Ayer apunté que Rita no quería sino desviar la atención y disfrazar la actualidad poniendo el foco informativo en sus anchoas, y hoy ella misma lo ha constatado “he cumplido el objetivo que pretendía: llamar la atención sobre la barbaridad que se está cometiendo contra el President Camps, sobre lo que se está haciendo sufrir a Francisco Camps”. Con esta “anécdota” reconoció los regalos a Camps, y sobre eso no ha hecho matizaciones.

 CONTAR que no es Rita una política que dé puntadas sin hilo, ni que sepa reconocer sus errores y rectifique -de hecho el otro día mientras Ecclestone llegaba a aceptar su error y la ingenuidad de sus declaraciones alabando la autoridad de Hitler, ella insistía en que seguro que se habían tergiversado las palabras del magnate-. A mi me suena a querer cargarse a Camps y así poder hacer realidad su verdadero sueño de ser Presidenta de la Generalitat. Me suena a emular la mitología romana en la personificación de Saturno que mataba a sus hijos para mantener el poder.

 Ella misma se ha inhabilitado para ello con el famoso ejemplo de las anchoas. No es un secreto que recibe muchísimos regalos en consideración de su cargo, y no sólo ramos de flores por su santo,…. en Navidad los presentes dirigidos a alcaldía son multitud. Pide aplicar el artículo 426 del Código Penal con el mismo rasero para todos, pues que dimita, porque los presentes institucionales se los hacen por ser Alcaldesa y no por ser Rita.

 CONTIGO por que a todos nos incumbe la última “solicitud” de la alcaldesa. Ha pedido la modificación del Código Penal para separar presuntos cohechos de presentes institucionales y así que “por fin se acabe este sufrimiento al que se está sometiendo a Camps”. Y ha vuelto a meter la pata. Pedir cambios con efectos retroactivos es corroborar algo que quienes la “sufrimos” a diario sabemos de hace tiempo, Rita ni se cree ni defiende: el Estado de Derecho, quizá por ello en su día no voto la Constitución.

 Pero sobre todo, Barberá sigue queriendo colar contrabando en la mente de los valencianos. Ni Revilla, presidente de Cantabria es un adjudicatario de Moncloa, ni las anchoas se venden a 12.000 euros el kilo, válgame dios, ni quienes ganan las adjudicaciones en buena liz, sin fraccionamientos que no son mas que fraude de ley, deben avergonzarse por obtenerlos.

 Por cierto: El President de la Generalitat Francisco Camps le mintió al juez. ¿Solo al juez?

Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: