La pasividad de Camps ante la extrema derecha

14 07 2009

fatxesQUIERO siempre escribir de soluciones y no de problemas, pero hay temas que no se pueden obviar. Los informes sobre racismo e intolerancia cada año nos arrojan datos preocupantes: la Comunitat es un polvorín para la extrema derecha. No me sorprende la conclusión. Desgraciadamente no hacen falta informes para saberlo, sólo con vivir la ciudad una se da cuenta de cómo van desarrollándose y cogiendo fuerza ciertos “movimientos sociales”. Y mientras la gran mayoría de ciudadanos viven ajenos a los intereses colectivos, estos grupos se convierten en movilizadores de irracionales o inmaduros adolescentes que acaban endiosando a sus líderes y plasmando su ideología en nuevos individuos sumisos a la red.

CONTAR que el Informe Raxen 2009 , elaborado por el Movimiento contra la Intolerancia, asegura que en España se sucedieron en 2008 un total de 350 hechos de intolerancia, xenofobia y racismo y se produjo un crecimiento especialmente destacable la Comunitat Valenciana, Madrid y Cataluña. Los expertos que se dedican a realizar este tipo de informes, es posible que no sepan cuanto cuesta una barra de pan, pero sus conclusiones pocas veces se alejan de la realidad que estudian. Todavía hay margen para reeducar en valores a una sociedad que cada día es más individualista pero quiero pensar que también se preocupa y ocupa de lo que pasa a su alrededor. Hay que exigirle al camaleón Blasco, al flamante conseller de Inmigración y Ciudadanía, que dé explicaciones por el desarrollo de estos “fenómenos” en la Comunidad Valenciana. Porque no nos confundamos, estos grupos de extrema derecha buscan su razón de ser mayoritariamente en el ataque a los inmigrantes. Cultivan la sin razón atacando a los más débiles, a los más vulnerables, a los que vinieron en su momento a buscar una oportunidad y ahora están contribuyendo a mantener el estado del bienestar. A cambio el conseller no hace nada – nada de lo que le toca se entiende – porque esa es su política “no hacer nada”, esa es su consigna o más bien la de aquel que lo nombró que no es otro que el president Francisco Camps. Y claro lo de la Ciudadanía merece análisis aparte.

CONTIGO podemos gritarle al mundo que mientras el PP siga alimentando estómagos agradecidos, obviando la triste cotidianeidad que se vive en nuestras calles y poniendo trabas a la concienciación cívica de nuestra sociedad, la extrema derecha seguirá campando a sus anchas en la Comunitat, porque para ellos esto no es noticia . En nuestra mano está que los futuros informes de la Red concluyan con el repunte de la cordura y no con el “estallido del polvorín”.

Y recuerda: el president de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, le mintió al juez, ¿sólo al juez?.

Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: