Cuento contigo para el 2010

28 12 2009

QUIERO acabar el año con la esperanza depositada en el 2010. Los balances generales típicos de estas fechas olvidan detalles desde mi óptica muy importantes para entender ciertas situaciones.

 Las empresas, al menos las que funcionan bien, cierran los ejercicios económicos con las liquidaciones del año que acaba y el presupuesto del año que se inicia. Luego, en su desarrollo pueden producirse variaciones debido a necesidades puntuales de inversión o a pérdidas o ganancias no previstas. Pero estas situaciones son la excepción no la regla.

 CONTAR que el Ayuntamiento de Valencia se salta cualquier “norma” liquidando el año corriente y presupuestando el venidero. Si la situación fuera puntual, se podría pensar que en determinado periodo se han sucedido una serie de excepciones que hay que cubrir, pero cuando el panorama es el mismo año tras año no queda más que pensar en “fontanería financiera” que oculta mala gestión o propósitos nada recomendables.

Hay miles de ejemplos que corroboran esta afirmación, pero estos días han llamado mi atención tres expedientes de la Concejalía de Deportes. Casi 40.000 € para pagar las reparaciones de instalaciones realizadas en el mes de julio y el mantenimiento de la calefacción de septiembre y octubre. Más de 77.000 € por los “trabajos adicionales” al contrato de asistencia técnica de redacción del proyecto del Polideportivo de Malilla y por “ampliación honorarios” dirección facultativa del Polideportivo de Beteró. Y casi 100.000 € por la reparación de vestuarios del campo de Sofboll.

 No voy a hablar ni de tardar 5 meses en pagar trabajos, ni voy a poner en duda costes añadidos, pero no quiero pasar por alto que todos estos gestos han sido realizados “sin autorización previa y sin fiscalizar” y en el expediente constan los “reparos” del departamento de intervención por lo que se llama “omisión de requisitos esenciales”. O lo que es lo mismo, hacen lo que quieren, cuando quieren y al coste que quieren.

 Además para más sorna los informes aducen que a pesar de estas “irregularidades” debe procederse a su pago, ya que en caso contrario “se estaría incurriendo en un enriquecimiento ilícito”. El colmo de la desvergüenza es que cuando les llamas la atención la demagogia les lleva a acusarte de no querer pagar a las empresas con la consecuencia inmediata de despidos de trabajadores.

 CONTIGO podremos reestablecer la cordura en las instituciones. Gestionar con los recursos reales, gobernar para todos y no caer año tras año en una gran mentira.

Por cierto, la partida presupuestaria de Deportes Grandes Eventos para 2010 consta de 0 €, ¿vosotros os lo creéis? Yo no. Veremos a final de año cuanto nos hemos gastado.

 

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: