America’s Cup y el sometimiento de Barberá

21 01 2010

QUIERO que los ciudadanos sean conscientes de la falta de respeto que los “nuevos valencianos” tienen por nosotros. Barberá, la alcaldesa, así definió a los grandes magnates que apostaban por Valencia para celebrar grandes eventos. A Bertarelli (el propietario del Alinghi – uno de los equipos participantes en la America’s Cup) se le ha tratado en esta ciudad como un hijo prodigo que vuelve a casa tras conseguir hazañas inimaginables. “Todos los valencianos somos del Alinghi, porque una victoria suiza nos asegura ediciones de la Copa durante muchos años”, y lo afirmó Barberá con los brazos en jarras y esa bravura que le caracteriza en la final de la 32 edición de la Copa.

CONTAR o especular, porque teóricamente la 33 edición de la America’s Cup empieza el día 8 en aguas valencianas, pero no lo sabemos. Faltan pocos días y tras dos años de litigios judiciales (gracias a la invención de Francisco Camps del “sindicato español”) seguimos sin tener claro si BMW Oracle fabricó sus velas en Benifaió o en Massalfassar. Esta es la última, un juez tiene que decidir si valen o no, y luego Rita dice que es el PSOE quien judicializa la vida política, y que la queremos ver salir esposada del Ayuntamiento.

No se vosotros, pero yo no entiendo nada. Valencia organizó la 32 edición de la America’s Cup porque fue la ciudad que más dinero puso sobre la mesa, la que más ofreció a ese exclusivo mundo de los yates y las fiestas para que se encontraran mejor que en su propia casa y el pago que la ciudad recibe es el desprecio y la irresponsabilidad. La alcaldesa dice que aunque sea una Copa light va a ser “la más espectacular” y que ese calorcito que hoy le seguimos dando es inversión para que la buena, la completa, la 34 edición vuelva a disputarse en aguas valencianas. Bueno pues ahora tendremos que ser de los americanos, porque son los únicos que negro sobre blanco nos aseguran que si ganan se quedan, los suizos se lo están pensando (a pesar que Rita y Camps ya le han regalado la Senyera para que ondee en el mastil como si barco valenciano fuera).

Para la información pura y dura (sin estas mis valoraciones) la podéis encontrar en el diario Superdeporte, de la pluma de J.V. Belda bajo el epígrafe “Una edición sin precedentes”  (enlace). La mejor valoración (desde mi punto de vista) en el artículo que el pasado domingo publicaba Pedro Muelas en el Levante-emv con el título “Las regatas del desdén”.

CONTIGO estas cosas no pasarían. Valencia puede y debe acoger eventos de cualquier índole, pero no a cualquier precio. La ciudad y los ciudadanos merecemos un respeto que nuestros gobernantes no se han sabido ganar. El dinero puede comprarlo casi todo, pero la sumisión constante a los caprichos siempre tiene el efecto contrario al que se pretende. Un gobernante tiene y obtiene autoridad y prestigio cuando defiende, admira y venera a sus gobernados. Barberá se ha equivocado de prioridad, la America’s Cup necesita más a los valencianos que los valencianos a ella.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: