Eventos internacionales con alma española

11 11 2010

QUIERO que todos seamos realistas y conscientes de que en una coyuntura económica como la actual aunque el cuerpo nos siga pidiendo fiesta, el bolsillo nos exige control. Y de esta premisa no deberían escabullirse las administraciones públicas. Las crisis económicas sirven en buena parte para eliminar lo superfluo y mantener lo necesario.

Esta reflexión se podría aplicar a cualquier campo que quieras imaginar, pero hoy quiero hablar de los eventos deportivos. Podríamos subdividir este gran mundo en dos escalas muy diferenciadas: los que se comprar y los que se ganan; y casarían perfectamente con otros dos estadios: los que se fabrican y los que se trabajan.

CONTAR que el panorama deportivo internacional vibra con los Mundiales de Fútbol, ciclismo, balonmano, baloncesto,…. los Juegos Olímpicos, los Juegos del Mediterraneo, los Juegos de Invierno,…… Para acoger un acontecimiento de estas características hay que trabajárselo mucho y ganárselo a pulso a base de presentar la mejor oferta organizativa. Su designación pasa por varios filtros, el primero la Federación internacional pertinente, y se supedita a multitud de condicionantes.

Los eventos que se fabrican ad hoc suelen ser promovidos por empresas privadas – en algunas ocasiones disfrazadas de asociaciones internacionales – y su principal objetivo es incrementar los beneficios económicos de sujetos particulares. Por ello es tan fácil albergarlos: la ciudad o país que más dinero ponga encima de la mesa se lleva el premio.

No se deberían comparar unos con otros, cada uno en su partida pueden aportar grandes beneficios económicos a las ciudades organizadoras – siempre que el gestor no sea un maniroto- pero cuando la caja esta vacía y ya ni los bancos te prestan dinero – como pasa ahora en Valencia – es cuando se hace evidente que la proyección internacional de la ciudad hubiese resultado más económica poniendo anuncios diarios en todas las televisiones del mundo.

España está pendiente en este momento del Mundial de Ciclismo en carretera, el de Natación y el de Balonmano para 2013; los Juegos del Mediteraneo para 2017;  la Ryder Cup de Golf  y el Mundial de Fútbol para 2018; y los Juegos Olímpicos de Invierno para 2022. Además ya tiene concedida la organización del Mundial de Baloncesto en el 2014.

Ciudades de toda España – hasta 22- pueden convertirse en el foco de atracción de millones de personas y Valencia no aparece por ningún sitio. Sólo en el caso de que la Candidatura Ibérica ganará la organización de los Mundiales de fútbol en 2018, nuestra ciudad aparecería como subsede, pero quiero recordar que de momento el estadio ofrecido para ello está con las obras paralizadas y sin ningún atisbo de movimiento.

 Hay alma española en los eventos deportivos, pero la valenciana parece perdida entre la bahía de San Francisco – sede de la próxima America’s Cup – y los circuitos que albergan el rugir de los Ferraris.

 ¿Cómo puede el president de la Generalitat Valenciana estar suplicando en Italia por comprar un parque temático de Ferrari para Valencia mientras ciudades vecinas trabajan por albergar eventos federativos?. ¿Nos hemos vuelto locos? ¿De dónde va a sacar el dinero?

 CONTIGO podemos conseguir que la política de eventos deportivos sea productiva para el ciudadano. No hay regalos, no hay “coste cero”, pero no es lo mismo la inversión en la organización de una final de la Champions League, que te llena la ciudad de aficionados durante varios días, que pagar y pagar millones de euros para espectáculos con repercusión limitada y muchos inconvenientes para el ciudadano.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

11 11 2010
Juan Pedro Serrano

El gobierno Valenciano parece haber inventado una nueva forma de hacer política: la “política del señorito”, todo apariencia, pose, superficialidad, juerga y despilfarro.
Tienes razón, nuestros gobernantes autonómicos no tienen tiempo que perder en gestiones, votaciones, autorizaciones, permisos… Pagan, y punto. Lo que haga falta, incluso para acontecimientos que no existen; a ver en qué acaba, por ejemplo, la historia de los juegos Europeos, con Urdangarín de intermediario.
Así pasa lo que pasa; al final, si no hay dinero para pagar los sellos de correos, la luz de las Consellerías, o la construcción de los colegios e institutos que se necesitan, siempre se le puede echar la culpa a Zapatero. Lo peor es que les funciona.

11 11 2010
Daniel Adell

Buena diferenciación entre lo que es evento deportivo y negocio a costa del deporte con el dinero de todos. Mientras el Consell se plantea vender inmuebles y CEDER SUELO ESCOLAR a la gestión privada de los colegios.

Además demostrado ampliamente con el famoso “coste 0” que debería hacer sonrojar por mentiroso a Camps y su indecencia política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: