De mala persona a pato cojo

5 04 2011

QUIERO que los ciudadanos crean en la política, porque más allá de definiciones literarias, de ella depende el devenir de las sociedades. El establecimiento de derechos, libertades, obligaciones,…emanan de la aplicación de criterios y actuaciones concretas en la búsqueda de objetivos colectivos.

 Las condiciones de vida y desarrollo de los ciudadanos no vienen establecidas sino derivadas del entorno y la capacidad de desarrollo de un proyecto individual, en un contexto globalizado que en cada momento presenta unas características distintas pero siempre marcadas por la priorización de los gobernantes.

 Pero para que el ciudadano sea consciente de la importancia de las decisiones políticas y se sienta involucrado hay un elemento fundamental: la responsabilidad de la persona que ejerce, el político.

 CONTAR que al margen de las ideologías – importantes pero no objeto de esta reflexión- la seriedad en el ejercicio y sobre todo el respeto al adversario (que no enemigo) dignifican no sólo a la persona sino a la política en general.

 No es noticia ya el anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de no concurrir como candidato del PSOE a las próximas elecciones generales. Y no lo son tampoco los insultos que dirigentes del Partido Popular le han dirigido durante los últimos días. Pero yo quiero insistir en ellos, porque creo que los ciudadanos no se merecen este espectáculo. El presidente de la Comunitat Valenciana dijo el domingo que Zapatero es una “mala persona”  y el vocero oficial – Gonzalez Pons- que era un “pato cojo” .

 Miren, pueden estar en desacuerdo con la retirada de las tropas españolas de Irak, con la Ley contra la Violencia de Género, con la Ley de Matrimonios entre personas del mismo sexo, con la Ley de la Dependencia, con la Ley de la Memoria Histórica, la financiación autonómica, la Ley del Aborto, con la Ley antitabaco, o incluso con el Carné por puntos, pero no sean maleducados.

 Los valencianos nos merecemos un Presidente que crea – entre otras cosas- en la política, que la ejerza con seriedad y equidad, que confronte sus proyectos con sus adversarios. Ya está lo suficientemente malogrado por sus “otras” actuaciones como para que ahora monte un ring de barro e intente pelear a puñetazos y estirones de pelo.

 Del viceportavoz del PP, ¿Qué decir? Le gusta tanto oírse que se montó él solo una parodia de patos y patas que ni uno de los que allí estaban le entendió y los que lo vimos y sufrimos a través de los medios de comunicación pasamos tanta vergüenza que quisiéramos olvidarlo.

 CONTIGO conseguiremos que la política sea ese ejercicio sano de búsqueda de objetivos comunes, limpio de insultos e irresponsabilidades orales, escritas y teatralizadas.

 Tenemos la oportunidad y desaprovecharla puede resultarnos muy caro, porque mucho me temo que esa “subidita” de tono no es casual. No se si una estrategia rebuscada y maligna para provocar desafección, pero miedo me da que al final el ciudadano se aferre a aquella premisa de “a mi la política no me interesa” de aquel general bajito y con bigote que gobernó España 40 años.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

5 04 2011
juan pedro

Ése es el problema, que toda esta gentecilla ha aprendido en el manual de campo de “aquel general bajito y con bigote”, son sus herederos políticos e ideológicos, no se adaptan al sistema democrático, sus comportamientos fascistoides los delatan a cada momento.
Respecto a las mamarrachadas de Camps, ¿qué decir? Es un presunto delincuente a punto de sentarse en el banquillo, un personajillo de tercera fila que aguanta en el puesto porque su jefe teme que su caída le arrastre. Es un hombre que ha perdido la dignidad, y, estoy convencido, también el respeto de quienes le mantienen, que ya solo buscan conservar sus privilegios, seguir aprovechándose de las “ocasiones” que ofrece la cercanía a un poder tan poco transparente como el del gobierno PP.
Tienes razón, los Valencianos nos merecemos otra cosa, y hemos de aprovechar la oportunidad.

5 04 2011
patricia

Comparto contigo la reflexión, y he de decirte que es lo que muchos pensamos.Todos y todas los que, de un modo u otro, nos hemos involucrado en la política tenemos la misma percepción de las cosas.De lo contrario no seríamos capaces de continuar día tras día defendiendo con nuestro trabajo la dignidad de la política.Tambíen espero que la gente no se aferre a “yo es que de política no entiendo”, sobretodo,por su bienestar.un saludo

5 04 2011
julio ochando

posiblemente una de las mejores reflexiones ,,,que he leido ultimamente ,,enhorabuena..compañera …

6 04 2011
Pablo

Me pregunto si están consiguiendo sus pretensiones. A veces pienso que sí.La estrategia de la derecha y sus medios ultraderechistas, pretenden ( y lo están consiguiendo) crear en la sociedad española una sensación de mediocridad política. Creo que esa estrategia les sale rentable. Desautorizan todas las instituciones sin impunidad, ya sean ellos mismos ( es decir los políticos), la justicia (jueces y fiscales) la policía de Rubalcaba…etc..etc…Es increible porque por ejemplo este tal Rus, amenaza dentro de su partido a su lider con respecto al respaldo a Camps, o decir públicameente a través de un medio escrito la promesa de un ferrari si es votado porque si se creyeron en las pasadas elecciones la promesa de traer la playa hasta Xátiva “estos, se lo creen todo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: