El Ágora de Calatrava hace aguas (2)

4 11 2011

El pasado mes de junio publicaba en este blog un artículo sobre las deficiencias del espectacular edificio del Ágora (“El Ágora de Calatrava hace aguas”). Hoy recomiendo su lectura porque la actualidad en este caso se repite: la lluvia parece en permanente batalla con la cubierta de la instalación. 

 El texto de junio decía “La Ciudad de las artes y las Ciencias parece estar reñida con las inclemencias metereológicas. Primero (…) las inundaciones del Palau de la Opera Reina Sofía. Ahora las del Ágora. (…) después de más de 90 millones de euros invertidos en el Ágora, entre agua por una tormenta de verano”.

 La Campus Party del 2010 estuvo pasada por agua  “…el problema no ha sido una situación extrema de emergencia por la cantidad de agua, el problema es que las cuatro gotas que han caído sobre la ciudad, se han colado por los agujeros del edificio” 

La obra se estrenó inacabada, con plasticos parcheando los orificios que esperaban la cubierta final. “…¿dónde están las alas del Ágora?…me preguntaba en ese momento. Y nadie respondió. Ahora tampoco. El insistente “situar a Valencia en el mapa” de nuestros gobernantes del Partido Popular nos está saliendo muy caro, tanto en dinero como en dignidad. ¿Qué imagen estamos dando al mundo?

 Por desgracia cinco meses meses después seguimos igual. En plena celebración de la III edición del Open 500, la lluvia rompe una de las puertas de acceso al recinto y la organización ha tenido que colgar del techo una lona que recoge el agua de la gotera central.

En los medios de comunicación la referencia al amasijo de cristales es una pequeña “fotonoticia”, la lona, simplemente no existe. Menos mal que las imágenes que en directo retransmitía el canal Teledeporte de TVE no dejan duda al respecto, en otras circunstancias pensaría que veo visiones.

 Las “Alas” del Ágora me cuentan que existen, pero están en un almacén no muy lejos de donde se supone será su destino final. Y el rumor de “renuncia expresa” de la Generalitat a finalizar la obra cobra cada día más fuerza. Al final el gran Calatrava se convertirá en un experto en cobrar por proyectos que o no hace o no acaba. ¿O él sí cobrará?

 Volvemos a poner a Valencia en el mapa, pero una vez más en el de la vergüenza, el ridículo y la irresponsabilidad.

Anuncios




El Ágora de Calatrava hace aguas

15 07 2011

   La Ciudad de las artes y las Ciencias parece estar reñida con las inclemencias metereológicas. Primero fueron las inundaciones del Palau de la Opera Reina Sofía. Ahora las del Ágora.

Parece mentira que después de más de 90 millones de euros invertidos en el Ágora, entre agua por una tormenta de verano.

 La celebración de la Campus Party en el emblemático edificio ha pasado por las más insospechadas penurias. El año pasado se quedaron con las ganas y ahora, conseguido el reto de enseñar al mundo las bondades del Ágora, va y se les inunda.

 El problema no ha sido una situación extrema de emergencia por la cantidad de agua, el problema es que las cuatro gotas que han caído sobre la ciudad, se han colado por los agujeros del edificio. 

En la foto – realizada en octubre de 2009 – se ve claramente como ante la inacabada obra, los operarios tuvieron que colocar unos plásticos en los extremos por si la lluvia hacia su aparición. Fue en la celebración de la I edición del Open 500 en Valencia. La organización y los tenistas pusieron el grito en el cielo porque el aire movía los plásticos y producía un sonido desconcertante en medio de la competición.

 Desde el grupo municipal socialista propusimos con anterioridad, celebrar el evento en otro emplazamiento al tiempo que se terminaba de construir el Ágora. Por supuesto ni caso nos hicieron, es más casi dos años después estamos igual.

 ¿Donde estas las alas del Ágora? El arquitecto del complejo, Santiago Calatrava, rehusa cualquier responsabilidad, pero es que ni Generalitat ni Ayuntamiento solucionan el problema. La obra no está recepcionada porque esta sin acabar y a día de hoy no sabemos de quién es. La ciudad se esconde cuando hay problemas pero algo debería decir, al fin y al cabo el suelo es municipal, o no?.

 En este momento la Comunitat está en boca de todos, pero no es precisamente objeto de buenos calificativos. Queríamos enseñar el Ágora al mundo y la han visto, ya lo creo, pero de la peor forma posible. Y no se si nuestros gobernantes han caído en la cuenta de que esta vez no van a poder ocultar la información.





El Ágora del hielo

4 01 2011

QUIERO que los impuestos de los ciudadanos sean utilizados para la mejora de los servicios públicos, que desaparezcan los barracones de los colegios, que en los centros de salud y hospitales no pasen las horas esperando atención,… y sí, quiero también una ciudad preciosa, que sienta mía, construida con mis impuestos y de la que me pueda sentir orgullosa. Como siempre el problema son los recursos, o mejor dicho, la gestión de esos recursos.

 En Valencia se han despilfarrado millones de euros mientras generaciones enteras han estudiado en aulas prefabricadas, se han oxidado carteles anunciadores de nuevos centros de salud y nuestros mayores siguen pendientes de la tramitación de expedientes de la ley de dependencia.

 CONTAR que el edificio del Ágora se ha habilitado estos días como pista de patinaje sobre hielo (bueno más bien mini-pista). Por el “módico” precio de 7 euros la hora, puedes deslizarte en círculos de apenas tres metros. Y una vez dentro, puedes darle las cartas de los Reyes Magos al Emisario Real….que se me olvidaba.

 Se ha llenado la Ciudad de las Artes de Navidad…..la frase bien podría ser un slogan de los que utiliza la Generalitat Valenciana continuamente, pero ni eso. ¿Alguno de vosotros sabía que han montado un mercado medieval junto al Lago?, ¿y que hay espectáculos infantiles con los personajes de moda?. Yo no.

 Estamos utilizando un edificio que nos costó 90 millones de euros de construir, que no está finalizado – le falta esa cubierta espectacular que abría sus alas a la luz solar-, para hacer piruetas sobre hielo. En una ciudad con tanta afición que la tarde de fin de año apenas cinco niños paseaban sus patines por la superficie helada.

 CONTIGO podemos cambiar las prioridades. El Ágora está ahí y hay que dotarla de contenido, pero no de cualquier cosa. Espero que con el dinero que CACSA ha cobrado por el alquiler del edificio, puedan al menos finalizar la obra (entre el Open Tenis, el espectáculo de saltos de las motos y la pista de hielo… habrán ingresado un buen pellizco, o no?)

 Como siempre lo desesperante es construir grandes contenedores y luego ir buscando contenidos. Esta es la prioridad del Partido Popular, gastarse 90 millones de euros en un edificio grandioso que transforme el sky line de Valencia. Si esta vacío, que más da, ya se llenará, total lo único importante es lo bonita que está Valencia.





El Ágora en precario

29 10 2009
Edificio Ágora inacabado

Dos ejemplos de la especialización del PP en "presentar" obras inacabadas

QUIERO que todo el mundo tenga claro que el espectacular edificio del Ágora en el que se va a celebrar el Open 500 de Tenis, no reúne de momento las condiciones exigibles por la Ley para su utilización.

 Esta tarde se presenta – que no inaugura- el edificio del Ágora sin que la obra este acabada. Cuando un ciudadano compra una vivienda no puede hacer uso de ella hasta recibir la cedula de habitabilidad, porque antes deben pasar todas las inspecciones de seguridad pertinentes. El Ágora no está finalizada, no esta recepcionada por el Ayuntamiento, o lo es lo mismo, según la Ley de Ordenación de la Edificación y del Reglamento de Disciplina Urbanística, el Ágora reúne las condiciones recogidas en el proyecto, pero todavía no es apta para el uso para el cual se proyectó.

 CONTAR que ayer por la tarde estuvimos allí, junto a más de un centenar de operarios que trabajaban a marchas forzadas para que esta tarde la zona tenga “la cara lavada”. Comprobé como han tenido que instalar plataformas de madera sobre los lagos artificiales de los laterales para asegurar una correcta evacuación en caso de producirse una emergencia, porque con las salidas propias del recinto sería imposible desalojar a los 5.000 espectadores del aforo.

 Llevamos mucho tiempo diciendo que a pesar de los 90 millones de coste, no se estaban cumpliendo los plazos de construcción. El Partido Popular ha hecho en todo momento caso omiso de nuestras advertencias, se empeñó en vender que el Ágora estaría concluido y rechazó buscar otros emplazamientos. Ahora vemos las consecuencias de su empecinamiento: un edificio inacabado, con salidas de emergencias provisionales y con lonas para protegerlo de la humedad.

 Han pedido una autorización provisional pero esto no implica en absoluto que estén garantizadas las medidas de seguridad. Es triste que Valencia viva siempre inmersa en la provisionalidad. Que 90 millones de euros que se podían haber invertido en obras realmente necesarias para el ciudadano, se gasten en alzar otro altar de veneración de Camps y Barbera y además tengan que poner los manteles bien largos para cubrir las deficiencias.

  Los plásticos de la cubierta recuerdan a las lonas instaladas en el Grau durante la celebración de la primera edición del Gran Premio de Europa de Fórmula 1.

 CONTIGO las cosas se pueden hacer muchísimo mejor. De hecho el pasado mes de junio, y ante el evidente retraso de las obras, el PSPV-PSOE ya sugirió como alternativas para celebrar el Open 500 el velódromo Luis Puig, renovado con motivo del Campeonato del Mundo de Atletismo en Pista Cubierta; el pabellón de la Fuente de San Luis, en cuya climatización ha invertido el Gobierno 1.492.938 euros a través del Fondo Zapatero; o la Plaza de Toros, como broche a su 150 aniversario. Cualquiera de dichos emplazamientos hubiera permitido celebrar la competición con las máximas garantías de seguridad en un edificio totalmente habilitado y acabar el Ágora con tranquilidad.





El PSPV pide que el Open de Tenis sea en la plaza de toros al dudar de las obras del Ágora

10 06 2009

ÁgoraEl grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia propuso ayer que el Open 500 de Tenis que acogerá la ciudad de Valencia en noviembre se celebre en el Velódromo Luis Puig, el pabellón municipal de la Fuente de San Luis o en la Plaza de Toros ante “la posibilidad, cada vez más plausible, de que el Ágora no esté concluida para dicha fecha”.
La concejala socialista Mercedes Caballero mostró su “preocupación por la falta de previsión” del Ayuntamiento de Valencia y la Generalitat Valenciana y recomendó al equipo de Gobierno municipal que empiece a estudiar ubicaciones “alternativas” para la competición.
Para Caballero, si las obras de construcción del Ágora “siguen al ritmo actual, no habrán concluido para la celebración del Open de Tenis” y recordó que el equipo de Gobierno, en unas respuestas presentadas por escrito en el último pleno municipal, “aseguró que el torneo se celebraría en el edificio diseñado por Santiago Calatrava pero no se atrevió a confirmar que las obras hubiesen concluido en su totalidad”, lamentó la edil.