La Custodia Compartida por acuerdo, no por imposición

6 05 2016

Artículo publicado en eldiario.es (2/5/2016)

Compartir cuando hay amor no es nada sencillo, me puedo imaginar las dificultades cuando se el amor se acaba.

Desde la aprobación de la Ley del Divorcio las problemáticas sobre las custodias de los hijos e hijas son diversas, pero quieran o no reconocerlo en todas las parejas que se rompen – con matrimonio o sin él – surgen en el mejor de los casos divergencias importantes.

Cada persona tiene un criterio diferente del de su pareja respecto a la mayoría de las situaciones ordinarias, pero cuando se convive los pactos o renuncias se asumen sin problemas.  Cuando el amor se acaba, la situación es muy diferente. Por desgracia los ejemplos de utilización de los menores como objeto de presión respecto a la ex pareja son mucho más numerosos de lo que tod@s desearíamos.

Es curioso que mientras a todo el mundo se le llena la boca diciendo que lo más importante es mirar por el bienestar de los niñ@s, algunos partidos políticos que se autodefinen como representantes de la ciudadanía, estén defendiendo la custodia compartida obligatoria, sin tener en cuenta las reivindicaciones de los colectivos mayoritarios de personas separadas y por supuesto sin tener en cuenta las situaciones particulares de l@s menores.

Desde el PSPV-PSOE llevamos años defendiendo la misma postura, la custodia compartida no puede ser una obligación, y por ello nos opusimos en su momento a la Ley de Custodia Compartida aprobada por el PP en la Comunitat Valenciana y por eso estamos trabajando para la derogación de la Ley.

Estos días Alicante tiene el  “honor” de acoger el II Congreso de Custodia Compartida y me consta que han solicitado el apoyo del Consell.  La custodia compartida no fue uno de los temas a debate en el Pacto del Botànic, la custodia compartida no tiene el respaldo del PSPV-PSOE,  y espero que el mencionado Congreso no tenga el respaldo del Consell, ni en presencia ni en patrocinios.

Porque yo no lo entendería, pero sobre todo, los colectivos que más han trabajado por la consecución de derechos de las mujeres mucho menos.





Indignados P.O.R. pero ¿ para qué?

16 06 2011

QUIERO que la ciudadanía asuma el papel que en cada momento le corresponda. Llevo tiempo extrañándome de la pasividad social frente a una situación económica fuera de toda previsión. Cuando mensualmente las cifras del paro sitúan el número de desempleados por encima de los 4 millones, 600.000 en la Comunitat Valenciana, no entendía el silencio.

Y en plena campaña electoral surge como de la nada el movimiento del 15-M, los Indignados con el mundo, con la economía , con los políticos, con los bancos, las hipotecas, el sistema….

CONTAR que me he resistido a hacer pública mi opinión porque las contradicciones me abordaban. Como gran parte de la sociedad comparto muchas de las reivindicaciones de los acampados, pero no creo que el sistema se pueda cambiar desde fuera.

Las movilizaciones puntuales en defensa de una causa deben programar el día después, cuando denuncias una situación la obligación es proponer su solución, o al menos la vía para lograrla. Esa es una de las bases reivindicadas, piden que los políticos resuelvan los problemas no que los causen. Pues coincido, pero esa premisa se puede aplicar a casi todos los colectivos.

Primero no creo que después de un mes de acampadas en las distintas plazas de España se tengan claras las actuaciones del día después, pero ni siquiera se sabe en muchos casos para qué están concentrados. El movimiento se ha desvirtuado, seguramente más por causas ajenas que propias, pero en este momento, creo que se le agotan las baterías. Los primeros días una gran mayoría de la sociedad española expresaba sin pudor su simpatía por el movimiento, esperando sobre todo que se Participara, se Opinara, se Reaccionara, y se definieran soluciones. Hoy, tras los diferentes sucesos más o menos violentos, la valoración y la simpatía por el 15-M vive sus momentos más bajos.

Paso de quién insulta acusando al personal de dedicarse a plantar marihuana en la plaza del Ayuntamiento de Valencia, quizá en ese momento tenia borrosa la mirada. Lo que sí es cierto es que entre las mentiras y desagravios que el PP insinúa y la ausencia de propuestas del movimiento, los Indignados no tienen hoy sentido de permanencia.

¿Es el sistema lo que no funciona? CONTIGO podemos cambiarlo. Iniciemos el camino para cambiarlo. El 22 de mayo los ciudadanos votaron libre y democráticamente a sus representantes políticos. No me gusta el resultado – es obvio- pero es el que los ciudadanos han elegido. A nuestros gobernantes les pido responsabilidad y trabajo, pero también al resto de los ciudadanos. Quiero que sigan existiendo movimientos ciudadanos que Participen, que Opinen, que Reaccionen, pero por favor, que sepan para qué.





De mala persona a pato cojo

5 04 2011

QUIERO que los ciudadanos crean en la política, porque más allá de definiciones literarias, de ella depende el devenir de las sociedades. El establecimiento de derechos, libertades, obligaciones,…emanan de la aplicación de criterios y actuaciones concretas en la búsqueda de objetivos colectivos.

 Las condiciones de vida y desarrollo de los ciudadanos no vienen establecidas sino derivadas del entorno y la capacidad de desarrollo de un proyecto individual, en un contexto globalizado que en cada momento presenta unas características distintas pero siempre marcadas por la priorización de los gobernantes.

 Pero para que el ciudadano sea consciente de la importancia de las decisiones políticas y se sienta involucrado hay un elemento fundamental: la responsabilidad de la persona que ejerce, el político.

 CONTAR que al margen de las ideologías – importantes pero no objeto de esta reflexión- la seriedad en el ejercicio y sobre todo el respeto al adversario (que no enemigo) dignifican no sólo a la persona sino a la política en general.

 No es noticia ya el anuncio del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de no concurrir como candidato del PSOE a las próximas elecciones generales. Y no lo son tampoco los insultos que dirigentes del Partido Popular le han dirigido durante los últimos días. Pero yo quiero insistir en ellos, porque creo que los ciudadanos no se merecen este espectáculo. El presidente de la Comunitat Valenciana dijo el domingo que Zapatero es una “mala persona”  y el vocero oficial – Gonzalez Pons- que era un “pato cojo” .

 Miren, pueden estar en desacuerdo con la retirada de las tropas españolas de Irak, con la Ley contra la Violencia de Género, con la Ley de Matrimonios entre personas del mismo sexo, con la Ley de la Dependencia, con la Ley de la Memoria Histórica, la financiación autonómica, la Ley del Aborto, con la Ley antitabaco, o incluso con el Carné por puntos, pero no sean maleducados.

 Los valencianos nos merecemos un Presidente que crea – entre otras cosas- en la política, que la ejerza con seriedad y equidad, que confronte sus proyectos con sus adversarios. Ya está lo suficientemente malogrado por sus “otras” actuaciones como para que ahora monte un ring de barro e intente pelear a puñetazos y estirones de pelo.

 Del viceportavoz del PP, ¿Qué decir? Le gusta tanto oírse que se montó él solo una parodia de patos y patas que ni uno de los que allí estaban le entendió y los que lo vimos y sufrimos a través de los medios de comunicación pasamos tanta vergüenza que quisiéramos olvidarlo.

 CONTIGO conseguiremos que la política sea ese ejercicio sano de búsqueda de objetivos comunes, limpio de insultos e irresponsabilidades orales, escritas y teatralizadas.

 Tenemos la oportunidad y desaprovecharla puede resultarnos muy caro, porque mucho me temo que esa “subidita” de tono no es casual. No se si una estrategia rebuscada y maligna para provocar desafección, pero miedo me da que al final el ciudadano se aferre a aquella premisa de “a mi la política no me interesa” de aquel general bajito y con bigote que gobernó España 40 años.





Quien paga manda, ¿qué hacemos con quien manda y no paga?

23 03 2011

QUIERO tantear hoy vuestra opinión sobre el viejo refrán que titula este artículo, constatar su vigencia y plantear alguna que otra contradicción.

 Bajo el manto de los grandes poderes económicos y políticos surge en más ocasiones de las que somos conscientes, un silencio culpable que esconde veladas presiones a cambio de lícitas contrapartidas. La ridícula subvención que supone el “pan” anual de una asociación, el contrato basura para el que hay una larga lista de espera si tu renuncias o incluso el compromiso ineludible de presencia en un acto público que te reportará contratos futuros con el organizador.

 CONTAR que todo esto viene a cuento por las calamidades que están sufriendo algunas – por no decir todas- las empresas suministradoras de ciertas administraciones públicas valencianas (sobre todo de la Generalitat), pero todavía son las menos las que alzan la voz o cortan el grifo a la desidia e inoperancia del Gobierno Autónomo Valenciano.

 Hoy hemos sabido que la Audiencia Provincial de Alicante ha tenido que contratar taxis para el envío de cartas y expedientes, ya que Correos ha suprimido el servicio postal por impagos del Consell. Tras no cobrar desde 2005 Correos se ha plantado. También lo ha hecho la empresa suministradora del toner de las fotocopiadoras. Parece un chiste pero no lo es, es la realidad en la que vivimos en la Comunitat Valenciana.

 Está claro que esta postura la pueden tomar ciertas empresas o instituciones, pero no todo el entramado empresarial o profesional. Personalmente aunque no los comparta, entiendo los silencios de los hablaba al inicio del artículo pero todo tiene un límite. Una asociación no puede callar sus críticas puntuales por miedo a no ser beneficiaria de la consiguiente subvención en la próxima convocatoria. Una empresa no puede abocar al paro a sus trabajadores por seguir pendiente de miles y miles de euros que le debe el Consell. Esta no es la mejor política ni en época de crisis ni en época de bonanza.

 Me gustaría de todas formas saber si esos tertulianos de lujo que Televisión Valenciana contrata para su programa estrella de DeBaTe tardan tanto en cobrar como el resto de los mortales. Traer periodistas – por llamarlos de alguna manera – de Madrid a precio de oro para loar una gestión y una figura indefendible está firmemente reñido con el impago. Sin embargo, los colaboradores de la “terreta” llevan en algunos casos más de un año sin que su banco registre ingreso alguno por sus servicios. Y Ecclestone, ¿alguien le debe un euro al rey de la Formula 1? apuesto a que no.

 CONTIGO podemos conseguir que todo esto se acabe. Que cada uno cobre por su trabajo en tiempo y forma. Pero para ello necesitamos cambiar los gobiernos ineficaces que despilfarran nuestros impuestos en gastos innecesarios y obligan a una sumisión ficticia a empresas y profesionales. A ellos les invito a denunciar porque desde la defensa de los intereses generales conseguiremos el respeto individual y desde la defensa individual tendremos el respeto general.

 Rompamos la inercia y acabemos con el refrán porque a poco que nos descuidemos aquí manda hasta el que no paga.





Redes y cartas sociales

9 02 2011

QUIERO dejar claro –por si alguien duda- que soy una firme defensora de los nuevos medios de comunicación e información y de las redes sociales. Adoro internet y disfruto con facebook, twitter y por supuesto los blogs.

 Pero al mismo tiempo soy consciente de los problemas que, aún hoy en pleno siglo XXI, existen para que todas las personas tengan acceso a todo lo que en este mundo virtual acontece.

 CONTAR que todo esto viene a cuenta de la carta que el secretario general del PSOE ha mandado a cada uno de los afiliados del partido para explicar fundamentalmente el acuerdo social y económico alcanzado con sindicatos y empresarios.

Escuché el otro día opiniones para todos los gustos pero la que más me impactó fue la de una mujer, trabajadora, de unos 50 años, madre de dos adolescentes, que vivía en el centro de Madrid…o lo que es lo mismo casi me atrevo a decir que cumplía todos los requisitos para poder tener toda la información que quisiera. Pues no, como vive en un sótano las “altas tecnologías” como ella misma las definió, no llegan a su casa.

Es una persona informada –por lo que contó- pero de lo que le quieren informar. Se quejaba esta madrileña de no poder elegir la información, buscar versiones,…. e insistía en no perder el contacto directo con los gobernantes.

 Y ahí es donde entra la carta de José Luis Rodríguez Zapatero. En un momento en el que Youtube ofrece videos casi simultáneos a cuando se producen, desde los partidos políticos, las instituciones,… no debemos perder el tú a tú con el ciudadano. El caso de esta madrileña que os contaba no es el único, si ella con sus características y su ubicación territorial tiene problemas, ¿os imagináis la información que reciben aquellos que no quieren o no pueden acceder a los nuevos medios y redes?

 CONTIGO tenemos que conseguir que todo aquello que sea digno de contar llegue al máximo número de gente, por internet, por facebook, por tuenti, por twitter, pero también por carta, teléfono o cara a cara. No despreciemos ningún medio, todos son válidos y juntos suman.





Biutiful Valencia

14 01 2011

QUIERO hoy, ya pasadas las entrañables navidades, ya lejano ese runrún dulzón de la bondad infinita e hipócrita que inunda las calles, las reuniones, los encuentros obligados de compañeros con sonrisa profident,… quiero decía bajar al mundo real, a las situaciones cotidianas, al escenario de la calle.

 CONTAR que una de las películas presentadas – ha logrado 8 nominaciones – a los premios Goya, es en mi opinión el reflejo mejor logrado de esa sociedad que existe y no queremos ver.

 Dirigida por Alejandro González Iñárritu y protagonizada por Javier Bardem, Biutiful es una película dura, complicada. Dice la sinopsis que es la historia de un hombre en caída libre, quizá sea la mejor forma de definirla, pero cuando sales del cine, cuando ocultas tu rostro para que no detecten tu perplejidad, das cuenta de lo irreal de tu existencia.

Sabemos que existe el inframundo, pero no preguntamos que hay tras el individuo que expone su mercancía anudada a un manta para facilitar su recogida cuando aparece la policía; y ¿para que saber porque permanece encendida una luz tenue en esa fabrica olvidada junto al elevado?.

Nos produce lástima conocer el sufrimiento provocado por enfermedades, pero esa angustia momentánea no se traduce en desolación. Aportamos “el día de la banderita” pertinente y volvemos a nuestra cómoda rutina.

 Biutiful es difícil de digerir, pero aconsejo su visión. Quizá todo siga igual a la salida del cine, pero al menos desaparecerá el refugio de la ignorancia.

 CONTIGO podemos hacer que Valencia no sea un reflejo de Biutiful, donde los mundos de la miseria, la droga, la clandestinidad y el amor se entrecruzan y conviven, ajenos siempre al lujo y el escaparate de la postal del souvenir.





A menos de 30

27 09 2010

QUIERO circular paso a paso. El desarrollo urbanístico municipal ha propiciado la conversión de las ciudades en espacios agresivos en los que desaparecen lugares de encuentro y sociabilidad diaria. Las grandes avenidas, rondas, bulevares,… ayudan sin duda a facilitar esa movilidad tan necesaria dentro de nuestras jornadas laborales.

 Pero esta configuración – provocada y necesaria – no es incompatible con una ciudad en la que los protagonistas sean los sujetos que viven, trabajan o visitan.

 CONTAR que pasada la “semana de la movilidad” y lejos de los gestos para la foto y las movilizaciones puntuales, el gobierno municipal no tiene ninguna intención de hacer de Valencia una ciudad más amable.

 La reducción de la velocidad máxima permitida hasta los 30 km por hora en el centro histórico de Valencia fue una medida acertada, pero su instauración no debía quedar ahí. Una de las grandes riquezas de esta ciudad es la multitud de “centros” que tiene (Benimaclet, Russafa, Patraix,….) y sus gentes tienen derecho a vivirlos.

 La ordenación de las ciclo-calles no funciona, fundamentalmente porque ni conductores, ni peatones, ni ciclistas se respetan unos a otros. Los miles (según el PP) de kilómetros de carril bici en Valencia son útiles para el paseo del domingo, pero no para el desplazamiento diario. Y la solución de la nueva Ordenanza de bajar al ciclista a la calzada empeora en mi opinión tanto la seguridad como la movilidad en general.

 Urge una revisión de la configuración actual de las ciudades. Los accesos deben ser fáciles pero los límites de las murallas se han ampliado. Apostemos por una ciudad nuestra, con grandes y cómodos accesos, pero con un discurrir tranquilo.

 CONTIGO podemos conseguir que la estrella del transporte en nuestra ciudad no sea el automóvil. Valencia posee una amplia red de metro, una flota importante de autobuses, taxis,…Valencia es cómoda para desplazarse en bici o caminando en trayecto cortos….

 ¿Vamos a apostar por vivir nuestra ciudad o dejamos que el Partido Popular se haga la foto anual mientras el tráfico desmesurado convierte a Valencia en una ciudad sin alma?