America’s Cup y el sometimiento de Barberá

21 01 2010

QUIERO que los ciudadanos sean conscientes de la falta de respeto que los “nuevos valencianos” tienen por nosotros. Barberá, la alcaldesa, así definió a los grandes magnates que apostaban por Valencia para celebrar grandes eventos. A Bertarelli (el propietario del Alinghi – uno de los equipos participantes en la America’s Cup) se le ha tratado en esta ciudad como un hijo prodigo que vuelve a casa tras conseguir hazañas inimaginables. “Todos los valencianos somos del Alinghi, porque una victoria suiza nos asegura ediciones de la Copa durante muchos años”, y lo afirmó Barberá con los brazos en jarras y esa bravura que le caracteriza en la final de la 32 edición de la Copa.

CONTAR o especular, porque teóricamente la 33 edición de la America’s Cup empieza el día 8 en aguas valencianas, pero no lo sabemos. Faltan pocos días y tras dos años de litigios judiciales (gracias a la invención de Francisco Camps del “sindicato español”) seguimos sin tener claro si BMW Oracle fabricó sus velas en Benifaió o en Massalfassar. Esta es la última, un juez tiene que decidir si valen o no, y luego Rita dice que es el PSOE quien judicializa la vida política, y que la queremos ver salir esposada del Ayuntamiento.

No se vosotros, pero yo no entiendo nada. Valencia organizó la 32 edición de la America’s Cup porque fue la ciudad que más dinero puso sobre la mesa, la que más ofreció a ese exclusivo mundo de los yates y las fiestas para que se encontraran mejor que en su propia casa y el pago que la ciudad recibe es el desprecio y la irresponsabilidad. La alcaldesa dice que aunque sea una Copa light va a ser “la más espectacular” y que ese calorcito que hoy le seguimos dando es inversión para que la buena, la completa, la 34 edición vuelva a disputarse en aguas valencianas. Bueno pues ahora tendremos que ser de los americanos, porque son los únicos que negro sobre blanco nos aseguran que si ganan se quedan, los suizos se lo están pensando (a pesar que Rita y Camps ya le han regalado la Senyera para que ondee en el mastil como si barco valenciano fuera).

Para la información pura y dura (sin estas mis valoraciones) la podéis encontrar en el diario Superdeporte, de la pluma de J.V. Belda bajo el epígrafe “Una edición sin precedentes”  (enlace). La mejor valoración (desde mi punto de vista) en el artículo que el pasado domingo publicaba Pedro Muelas en el Levante-emv con el título “Las regatas del desdén”.

CONTIGO estas cosas no pasarían. Valencia puede y debe acoger eventos de cualquier índole, pero no a cualquier precio. La ciudad y los ciudadanos merecemos un respeto que nuestros gobernantes no se han sabido ganar. El dinero puede comprarlo casi todo, pero la sumisión constante a los caprichos siempre tiene el efecto contrario al que se pretende. Un gobernante tiene y obtiene autoridad y prestigio cuando defiende, admira y venera a sus gobernados. Barberá se ha equivocado de prioridad, la America’s Cup necesita más a los valencianos que los valencianos a ella.





La ciudad para todos

26 09 2009

FOTO America'sQUIERO que Valencia sea realmente la ciudad de todos, pero sobre todo que sea de sus ciudadanos. Alejados del urbanismo depredador que la crisis económica mundial ha frenado,  la transformación de las ciudades debe replantearse pausada e inteligentemente, pensando principalmente en el vecino pero sin olvidar al visitante.

No comparto las prioridades establecidas por Rita Barbera – la verdad es que no comparto nada con ella -, pero es un hecho constatable que la ciudad está bonita, muy bonita.  Tenemos una gran ciudad de postal que reparte grandes escenarios en los que los turistas pueden inmortalizar sus viajes, y esas imágenes son una buena publicidad para esta tierra.

CONTAR que con el objetivo de poner a Valencia como protagonista en el mundo y con la coartada de los grandes eventos, en los últimos años el gobierno municipal del PP ha actuado sin pensar en las personas en multitud de barrios de Valencia, pero el que ha sufrido una mayor transformación es sin duda la zona del Puerto.

Y Nazaret necesitaba algo mas que un pensament, pero a pesar de todo el dinero que las administraciones han invertido nadie ha quedado satisfecho. Sólo se ha actuado para satisfacer el capricho de dos multimillonarios que prometieron amor eterno a la ciudad y una vez conseguido los favores codiciados buscan por el mundo nuevas conquistas. Y a nosotros ¿qué nos queda?. Los veleros no surcan nuestro mar, ni dejan sustanciosas ganancias a la ciudad; el Gran Premio de Fórmula 1 que se presentó a “coste cero” ensaya por nuestras calles nuevos experimentos, mientras los gastos corren a cuenta de la Generalitat Valenciana; ni Bertanelli ni Ecclestone van a pagar indemnización por divorcio, vamos a ser todos nosotros los que acaerremos con el gasto de la pensión del desengaño amoroso de Barberá y Camps.

CONTIGO podemos hacer que la situación cambie. Que la ciudad se haga para el ciudadano, que esa sea la prioridad y el objetivo. No podemos seguir consintiendo que ciertos individuos sean los que marquen las actuaciones, no podemos consentir que el PP no gobierne, sino simplemente siga las indicaciones de unos personajillos por encima de las necesidades y preocupaciones de los más de  800.000 vecinos que queremos disfrutar y vivir la ciudad. No podemos consentir que el Bulevar ajardinado de entrada al Puerto, que iba a ser peatonal  para disfrute de paseantes y bicicletas, esté colapsado de vehiculos aparcados mientras Barberá mira a otro lado y reza a diario para que en junio de 2010 bajen las temperaturas y las gradas llenas del Gran Premio borren las criticas vecinales a su pasotismo.

Por cierto: El president de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ese que mintió al juez diciendo que no conocia al Bigotes y luego resultó ser  su “amiguito del alma”, sí, ese, sabia que su partido, el PP, estaba siendo financiado ilegalmente, o eso al menos es lo que dice el informe policial hecho publico estos días. ¿Quién merece más credibilidad, la policia o un mentiroso?. Vosotros mismos.





Ras el Jaima

5 08 2009

Ras el Jaima - Emiratos ÁrabesQUIERO dejar las cosas claritas desde el principio. Que la 33ª edición de la Copa América se celebre en Emiratos Árabes  y no en Valencia es una mala noticia. Bien es cierto que la importante es la 34ª, pero cada cosa a su tiempo.

 La 33ª es una edición light, mini, descafeinada,…da igual como quieran ustedes llamarla, es una batalla entre catamaranes provocada por la ineficacia en la gestión del gobierno autonómico y municipal en el marco de la 32ª edición.

 CONTAR que todo el percal de denuncias, enfados e incluso impertinencias de más de uno, viene provocado porque al Sr. Camps – ese que le mintió al juez y a todos los valencianos y al que regalaron unos trajes que nunca pagó- se le ocurrió la feliz idea de inventarse el club náutico español de vela y desafiar al ganador antes de hora. Aquí esta el origen de todo el problema, ya que BMW Oracle entendió que se había alterado la competición.

Y en esas hemos estado hasta que en abril el Tribunal de Apelación de la Corte Suprema de Nueva York le dio la razón a los americanos e impuso que la siguiente edición fuera una pugna entre los dos finalistas de la 32ª, aunque eso sí, los suizos elegían sede. 

Valencia clamó de alegría. Bueno más bien clamó Rita segura como estaba que sus amigos del alma no la iban a dejar tirada, pero claro cuando hay pasta en juego, ni amigos ni cantinelas, la 33ª edición de la Copa América se celebra en Ras el Jaima .

 Con la America’s Cup el PP se ha precipitado una y otra vez. Primero crea el club náutico, luego firma el contrato para celebrar la 33ª y tiene durante un año siete millones y medio de euros “congelados”; cuando se decide que Alinghi decidirá sede ya lo da todo por ganado, y ahora que los suizos le dan la espalda a Valencia,  nuestro flamante alcalde en funciones dice que la importante es la 34ª edición.

 CONTIGO podemos conseguir que Valencia deje de hacer el ridículo una y otra vez; esto cada vez es mas intolerable.

La inversión que desde las administraciones (también desde el Gobierno Central) se ha hecho en la dársena del puerto, el dinero que se ha pagado en cánones multimillonarios, las expectativas económicas de ocio y negocio que conlleva albergar un evento de este calibre, no pueden depender de nefastos gestores que sólo se preocupan de no enfadar a los magnates para poder lucir trajes y bolsos en las fiestas privadas.  

Y ahora saldrán a decir que el pspv-psoe en vez de trabajar para conseguir la 34ª edición se dedica a criticar, que no apoyamos, que ZP sigue discriminando a los valencianos. Ellos intentan engañar a los valencianos, una gran mayoría de los medios de comunicación  le siguen el juego y si a esto le sumamos a los “ilustres” comunicadores que nos reprochan y amonestan sea cual sea nuestra postura,….pues ya estamos como siempre.

Pero no debemos desanimarnos, no ofende quien quiere sino quien puede. Nosotros a lo nuestro, vamos a aunar esfuerzos, a trabajar en equipo y conseguiremos que la ciudadanía nos confíe la gestión de esta ciudad, no por nosotros sino por todos ellos.