De nombre Rita, de apellido Zapatero

26 01 2011

QUIERO hoy insistir, y perdón si soy pesada, en las malas artes políticas de la alcaldesa de Valencia. En 2009 el Gobierno aprobó el Fondo Estatal para Inversión Local, más conocido como Plan Zapatero. 2010 fue testigo de una segunda fase del citado Plan. Valencia, la ciudad castigada por el gobierno socialista en palabras de los dirigentes del PP, ha recibido en estos dos años 230 millones de euros.

 Ni una sola de las obras financiadas con estos fondos ha sido formalmente inaugurada por el gobierno municipal, ninguna. Todas y cada una de ellas han comenzado a funcionar sin el ritual electoralista del corte de cinta con bandera incluida. ¿Sabéis porqué verdad? El PP no quiere que los ciudadanos se enteren de dónde proviene el dinero, se contradice tanto con su victimismo de escaparate que se quedarían sin argumento contra el Gobierno Central.

 CONTAR que está ya en funcionamiento el Centro de Creación Artística y Juvenil, en las Naves de la Calle Juan Verdeguer de Valencia. Que las instalaciones son espectaculares. Que se han reconstruido y dotado gracias al primer y segundo Plan Zapatero. Que esa obra ha tenido un presupuesto de casi 5 millones de euros. Y que por supuesto ni Rita ni su web dicen una palabra de la inversión estatal en la ciudad.

 Ayer estuvo visitando el Centro  el secretario de estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, y la Alcaldesa ni estaba ni se le esperaba. Me parece una falta de respeto institucional inigualable. Se supone que las administraciones están para trabajar para todos los ciudadanos, y de su cooperación depende el éxito o el fracaso de la mayoría de las decisiones políticas. La alcaldesa solo habla del gobierno central para insultar, obvia la colaboración y su deber como gestora. Se equivoca, y mucho, porque todo en la ciudad funcionaría  mucho mejor si ella fuera consciente de que en Valencia todo lleva su nombre pero el apellido que mejor le funciona es Zapatero.

 Ahora sí, hay una tercera Nave, que se supone se rehabilitará con el Plan Confianza (una mala copia autonómica que debería haber empezado a financiar obras en 2009 y todavía colea). Pues de esta actuación autonómica sí sabemos muchas cosas: nos dicen que algo más de 3 millones de presupuesto, que será para un auditorio, que ya están casi resueltos los problemillas de adjudicación,….y que en cuatro días lo veremos terminado. Ay, mi madre, que miedo me dan.

 CONTIGO conseguiremos terminar con el sectarismo instalado en Ayuntamiento y Generalitat. El dinero es de todos y cada unos de los ciudadanos, de nuestros impuestos y tasas, de nuestro trabajo, y queremos gestores inteligentes, preparados y conscientes de que lo primero son nuestras necesidades y prioridades y no sus caprichos y rabietas.

  Justamente esta mañana Rajoy acusaba de mil males a Zapatero utilizando los datos del paro juvenil…señores miren la Comunitat Valenciana, ustedes siguen ofendiendo mientras tiene que ser el Gobierno central el que les crea los espacios.





America’s Cup y el sometimiento de Barberá

21 01 2010

QUIERO que los ciudadanos sean conscientes de la falta de respeto que los “nuevos valencianos” tienen por nosotros. Barberá, la alcaldesa, así definió a los grandes magnates que apostaban por Valencia para celebrar grandes eventos. A Bertarelli (el propietario del Alinghi – uno de los equipos participantes en la America’s Cup) se le ha tratado en esta ciudad como un hijo prodigo que vuelve a casa tras conseguir hazañas inimaginables. “Todos los valencianos somos del Alinghi, porque una victoria suiza nos asegura ediciones de la Copa durante muchos años”, y lo afirmó Barberá con los brazos en jarras y esa bravura que le caracteriza en la final de la 32 edición de la Copa.

CONTAR o especular, porque teóricamente la 33 edición de la America’s Cup empieza el día 8 en aguas valencianas, pero no lo sabemos. Faltan pocos días y tras dos años de litigios judiciales (gracias a la invención de Francisco Camps del “sindicato español”) seguimos sin tener claro si BMW Oracle fabricó sus velas en Benifaió o en Massalfassar. Esta es la última, un juez tiene que decidir si valen o no, y luego Rita dice que es el PSOE quien judicializa la vida política, y que la queremos ver salir esposada del Ayuntamiento.

No se vosotros, pero yo no entiendo nada. Valencia organizó la 32 edición de la America’s Cup porque fue la ciudad que más dinero puso sobre la mesa, la que más ofreció a ese exclusivo mundo de los yates y las fiestas para que se encontraran mejor que en su propia casa y el pago que la ciudad recibe es el desprecio y la irresponsabilidad. La alcaldesa dice que aunque sea una Copa light va a ser “la más espectacular” y que ese calorcito que hoy le seguimos dando es inversión para que la buena, la completa, la 34 edición vuelva a disputarse en aguas valencianas. Bueno pues ahora tendremos que ser de los americanos, porque son los únicos que negro sobre blanco nos aseguran que si ganan se quedan, los suizos se lo están pensando (a pesar que Rita y Camps ya le han regalado la Senyera para que ondee en el mastil como si barco valenciano fuera).

Para la información pura y dura (sin estas mis valoraciones) la podéis encontrar en el diario Superdeporte, de la pluma de J.V. Belda bajo el epígrafe “Una edición sin precedentes”  (enlace). La mejor valoración (desde mi punto de vista) en el artículo que el pasado domingo publicaba Pedro Muelas en el Levante-emv con el título “Las regatas del desdén”.

CONTIGO estas cosas no pasarían. Valencia puede y debe acoger eventos de cualquier índole, pero no a cualquier precio. La ciudad y los ciudadanos merecemos un respeto que nuestros gobernantes no se han sabido ganar. El dinero puede comprarlo casi todo, pero la sumisión constante a los caprichos siempre tiene el efecto contrario al que se pretende. Un gobernante tiene y obtiene autoridad y prestigio cuando defiende, admira y venera a sus gobernados. Barberá se ha equivocado de prioridad, la America’s Cup necesita más a los valencianos que los valencianos a ella.





Mercedes contra el “efecto Alonso”

17 11 2009

QUIERO pensar que cuando Camps y Barberá rescatan a Alonso y Massa de la gravilla de Cheste, no buscan restarle protagonismo a la convención del PP en Barcelona. ¿O sí?. Quiero pensar que no fue un montaje si no pura casualidad. ¿O no?. Quiero asegurar que pasear cabello al viento en un Ferrari no es la prioridad de nuestros gobernantes. ¿O sí?.

 Son demasiadas preguntas sin respuesta. Pero queda alguna más. ¿Cuánto nos ha costado que la alcaldesa se lo pasara “bomba”?, ¿Cuánto que Paco Camps no pudiera quedarse al discurso de clausura de Rajoy?, ¿Cuánto que volvamos a pasar vergüenza ajena por la actitud de President y Alcaldesa?. La semana que viene lo pregunto en el Pleno.

 CONTAR que el miércoles pasado tuvimos la suerte de contemplar el desfile de los nuevos modelos de Ferrari por las calles de la ciudad. Una ostentación de poderío económico algo impropia de momentos de recesión, pero miembros del gobierno municipal tuvieron el “honor” de conducir a más de 200 km por hora por las calles de Valencia. Y se hicieron incluso bromas preguntando por los puntos que se le iban a quitar por exceso de velocidad. Pero esta es una ciudad feliz, todo eran sonrisas y bromas, todo está permitido.

 No se si hemos pagado algo por ese derroche de alegría (cuando lo averigüe os lo contaré), pero tuvimos la ciudad cortada, el tráfico sin poder circular y multitud de agentes de la policía local haciendo de guardia urbano para que ningún ciudadano pudiera interrumpir el desfile triunfal.

 Mercedes contra el “efecto Alonso” es solo el titular con el que hoy el periódico El País relata como la escudería alemana contraataca a Ferrari con la compra de Brawn, ya tiene equipo propio en la F-1.

Desde luego la noticia es importante, pero claro pasa más inadvertida que la de nuestro Alonso por el circuito de Cheste con President y Alcaldesa como chofer y asistente respectivamente.

 Los equipos de fútbol, básquet,…celebran la consecución de títulos paseando por la ciudad en autobuses descapotables, comparten así con su afición la alegría del triunfo. ¿Qué celebraban Camps y Barberá el domingo en el Ricardo Tormo?. Según el periódico Público el PP asegura que la foto “genera riqueza”. Bueno, de verdad, es inadmisible tanta desverguenza. Al único que se me ocurre le pueda generar alguna riqueza es al dueño de Ferrari y perdonen pero creo que no necesita que nadie lo ayude a ese cometido.

 CONTIGO conseguiremos que Valencia sea referente internacional en muchos ámbitos. Es importante que empresas de todo tipo piensen en nuestra ciudad para lanzar productos estrella, no está comprobado que incremente el turismo, pero es cierto que es un buen empujón a la autoestima. 

Pero para eso no es necesario hacer el numerito. “Ferrari presenta en Valencia sus nuevos modelos” es una noticia seria e importante. “Camps y Barbera rescatan a Alonso en Ferrari” es ridícula y vergonzante.

 





El Ágora en precario

29 10 2009
Edificio Ágora inacabado

Dos ejemplos de la especialización del PP en "presentar" obras inacabadas

QUIERO que todo el mundo tenga claro que el espectacular edificio del Ágora en el que se va a celebrar el Open 500 de Tenis, no reúne de momento las condiciones exigibles por la Ley para su utilización.

 Esta tarde se presenta – que no inaugura- el edificio del Ágora sin que la obra este acabada. Cuando un ciudadano compra una vivienda no puede hacer uso de ella hasta recibir la cedula de habitabilidad, porque antes deben pasar todas las inspecciones de seguridad pertinentes. El Ágora no está finalizada, no esta recepcionada por el Ayuntamiento, o lo es lo mismo, según la Ley de Ordenación de la Edificación y del Reglamento de Disciplina Urbanística, el Ágora reúne las condiciones recogidas en el proyecto, pero todavía no es apta para el uso para el cual se proyectó.

 CONTAR que ayer por la tarde estuvimos allí, junto a más de un centenar de operarios que trabajaban a marchas forzadas para que esta tarde la zona tenga “la cara lavada”. Comprobé como han tenido que instalar plataformas de madera sobre los lagos artificiales de los laterales para asegurar una correcta evacuación en caso de producirse una emergencia, porque con las salidas propias del recinto sería imposible desalojar a los 5.000 espectadores del aforo.

 Llevamos mucho tiempo diciendo que a pesar de los 90 millones de coste, no se estaban cumpliendo los plazos de construcción. El Partido Popular ha hecho en todo momento caso omiso de nuestras advertencias, se empeñó en vender que el Ágora estaría concluido y rechazó buscar otros emplazamientos. Ahora vemos las consecuencias de su empecinamiento: un edificio inacabado, con salidas de emergencias provisionales y con lonas para protegerlo de la humedad.

 Han pedido una autorización provisional pero esto no implica en absoluto que estén garantizadas las medidas de seguridad. Es triste que Valencia viva siempre inmersa en la provisionalidad. Que 90 millones de euros que se podían haber invertido en obras realmente necesarias para el ciudadano, se gasten en alzar otro altar de veneración de Camps y Barbera y además tengan que poner los manteles bien largos para cubrir las deficiencias.

  Los plásticos de la cubierta recuerdan a las lonas instaladas en el Grau durante la celebración de la primera edición del Gran Premio de Europa de Fórmula 1.

 CONTIGO las cosas se pueden hacer muchísimo mejor. De hecho el pasado mes de junio, y ante el evidente retraso de las obras, el PSPV-PSOE ya sugirió como alternativas para celebrar el Open 500 el velódromo Luis Puig, renovado con motivo del Campeonato del Mundo de Atletismo en Pista Cubierta; el pabellón de la Fuente de San Luis, en cuya climatización ha invertido el Gobierno 1.492.938 euros a través del Fondo Zapatero; o la Plaza de Toros, como broche a su 150 aniversario. Cualquiera de dichos emplazamientos hubiera permitido celebrar la competición con las máximas garantías de seguridad en un edificio totalmente habilitado y acabar el Ágora con tranquilidad.





El Puerto es solo de Barberá y de sus amiguitos del alma

20 10 2009

Pescadores en el Dique Este del PuertoQUIERO explicaros a todos la situación actual de los pescadores deportivos. La celebración de la 32 edición de la America’s Cup en la ciudad de Valencia supuso la remodelación y adecuación de la Darsena del Puerto. La Alcaldesa Barberá se llenó la boca de promesas y entre ellas quiero hoy destacar aquella que decía que el Puerto volvía a ser de los valencianos, que era para su uso y disfrute, que era el inicio de una vida en común entre el ciudadano y el mar.

 Todo mentira. Los primeros afectados por los delirios de grandeza de Barberá han sido los pescadores. Los “expulsaron” del puerto porque la imagen que ofrecían no era “digna” y los armadores de lujo y ocio no deseaban mezclar sus bolsos de Louis Vuitton  con los cubos y anzuelos de los pescadores.

 Acabaron los eventos del Puerto y los pescadores siguen sin poder disfrutar de la Darsena.

 CONTAR que ha costado muchísimo que el Puerto tomara en serio las reivindicaciones de los pescadores deportivos y habilitara una zona de pesca. Puedo entender, aunque lo de compartir es otro asunto, la complicación que supondría que cualquiera pudiera ponerse a pescar en mitad de la Darsena. Es razonable que para la práctica de la pesca deportiva se exija una ficha federativa, con los derechos y obligaciones que ello conlleva. Pero lo que no me parece bien es que se discrimine a ciertos colectivos, que se les niegue el derecho a disfrutar de su ciudad, de sus espacios,…siempre en beneficio de los mismos.

 Los pescadores no pueden pescar más que en el Dique Este (en el interior del Puerto), para su acceso deben coger un autobús (que facilita la Federación) a las 6.30 horas y abandonarlo sobre la 13.00 horas. Por supuesto esta zona es inaccesible para el resto de los valencianos, aunque la única intención sea entretener a los niños un festivo. El domingo estuve con ellos y no podéis ni imaginar los papeleos, llamadas, permisos,…que tuve que pedir, y ¡solo iba de “mirona”!.  No podemos disfrutar como antaño viendo a los pescadores, ni explicarles a nuestros niños que esos ciudadanos comparten algo más que los gusanos para el anzuelo, no podemos transmitirles que los pescadores deportivos forman grupos de amigos que comparten una afición tan loable como la de la pesca.

 CONTIGO podremos devolverle el Puerto a los valencianos. No creo que sea tan difícil que se ceda una parte de la nueva Darsena para que los aficionados a la pesca puedan disfrutar con su hobby y que el resto de valencianos podamos acompañarlos cuando paseemos por nuestra ciudad, porque el Puerto, Sr. Alcaldesa, también es ciudad.





La ciudad para todos

26 09 2009

FOTO America'sQUIERO que Valencia sea realmente la ciudad de todos, pero sobre todo que sea de sus ciudadanos. Alejados del urbanismo depredador que la crisis económica mundial ha frenado,  la transformación de las ciudades debe replantearse pausada e inteligentemente, pensando principalmente en el vecino pero sin olvidar al visitante.

No comparto las prioridades establecidas por Rita Barbera – la verdad es que no comparto nada con ella -, pero es un hecho constatable que la ciudad está bonita, muy bonita.  Tenemos una gran ciudad de postal que reparte grandes escenarios en los que los turistas pueden inmortalizar sus viajes, y esas imágenes son una buena publicidad para esta tierra.

CONTAR que con el objetivo de poner a Valencia como protagonista en el mundo y con la coartada de los grandes eventos, en los últimos años el gobierno municipal del PP ha actuado sin pensar en las personas en multitud de barrios de Valencia, pero el que ha sufrido una mayor transformación es sin duda la zona del Puerto.

Y Nazaret necesitaba algo mas que un pensament, pero a pesar de todo el dinero que las administraciones han invertido nadie ha quedado satisfecho. Sólo se ha actuado para satisfacer el capricho de dos multimillonarios que prometieron amor eterno a la ciudad y una vez conseguido los favores codiciados buscan por el mundo nuevas conquistas. Y a nosotros ¿qué nos queda?. Los veleros no surcan nuestro mar, ni dejan sustanciosas ganancias a la ciudad; el Gran Premio de Fórmula 1 que se presentó a “coste cero” ensaya por nuestras calles nuevos experimentos, mientras los gastos corren a cuenta de la Generalitat Valenciana; ni Bertanelli ni Ecclestone van a pagar indemnización por divorcio, vamos a ser todos nosotros los que acaerremos con el gasto de la pensión del desengaño amoroso de Barberá y Camps.

CONTIGO podemos hacer que la situación cambie. Que la ciudad se haga para el ciudadano, que esa sea la prioridad y el objetivo. No podemos seguir consintiendo que ciertos individuos sean los que marquen las actuaciones, no podemos consentir que el PP no gobierne, sino simplemente siga las indicaciones de unos personajillos por encima de las necesidades y preocupaciones de los más de  800.000 vecinos que queremos disfrutar y vivir la ciudad. No podemos consentir que el Bulevar ajardinado de entrada al Puerto, que iba a ser peatonal  para disfrute de paseantes y bicicletas, esté colapsado de vehiculos aparcados mientras Barberá mira a otro lado y reza a diario para que en junio de 2010 bajen las temperaturas y las gradas llenas del Gran Premio borren las criticas vecinales a su pasotismo.

Por cierto: El president de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, ese que mintió al juez diciendo que no conocia al Bigotes y luego resultó ser  su “amiguito del alma”, sí, ese, sabia que su partido, el PP, estaba siendo financiado ilegalmente, o eso al menos es lo que dice el informe policial hecho publico estos días. ¿Quién merece más credibilidad, la policia o un mentiroso?. Vosotros mismos.





Valencia sí es diferente

15 09 2009

autobus-valencia2QUIERO hoy jugar con aquella célebre frase de Spain is diferent que tanto se ha utilizado para denostar a nuestro país. Y todos la hemos esgrimido en alguna ocasión cuando hemos querido denunciar alguna situación que no se acomodaba con lo que desde nuestro punto de vista era al menos aceptable. Hoy la voy a utilizar para nuestra ciudad, Valencia is diferent, sí, por desgracia Valencia es diferente en tantas cosas,…

 CONTAR que el Día sin mi coche se celebra en toda Europa el martes 22 de septiembre, en Valencia el domingo 20. Este tipo de celebraciones sirven, además de para la concienciación de los particulares sobre lo perjudicial de las emisiones de los automóviles, para que los gestores de la “cosa pública” comprueben si las medidas tomadas para reducir el tráfico particular han dado o no los frutos deseados.

La deuda de la Empresa Municipal de Transporte (EMT) ha alcanzado cifras que superan cualquier previsión, y los argumentos esgrimidos por el PP son siempre politicamente correctos: no hay oposición posible a un incremento del número de autobuses o a la puesta en funcionamiento de nuevas líneas, al contrario, esa es la dirección adecuada. El problema es que todo es mentira.

Cuando uno coge el tranvía o el autobús para  ir a pasear a la playa o acercarse al  centro de la ciudad, la importancia del tiempo de espera y de recorrido es relativa, pero cuando miles de ciudadanos inundan tranvías y autobuses para llegar a tiempo a clase o al trabajo, ahí es donde se ve la precariedad de nuestro servicio público. El resultado es lógico, el que puede utiliza el vehículo particular para desplazarse y las consecuencias todos las sabemos y las sufrimos. 

El gobierno de Barberá no quiere que los ciudadanos renuncien ni un solo día al trasporte privado, el PP no puede permitir que la evidencia tire por tierra sus políticas públicas y para ello si tiene que celebrar el Día sin mi coche un domingo, pues se hace y punto, no será el resto de Europa quien imponga las fechas a la dama de rojo.

 Es tremendo además que la excusa sea que Valencia está intransitable por culpa de las obras del Plan Zapatero. Señores por favor un poquito de seriedad, que el dinero que el gobierno central está invirtiendo en la ciudad deja en evidencia las carencias que arrastrábamos desde hace años.  Menos mal que ZP no se deja influenciar por las salidas de tono de politicuchos de tres al cuarto.

 CONTIGO podemos establecer prioridades reales. Hay que concienciar de las ventajas medioambientales de la racionalización del transporte público pero conjuntamente hay que dotar a la ciudad de una verdadera red de conexión pública.  Para ello solo vale invertir más y mejor: ¿tanto cuesta poner más unidades de tranvía para no tener que ir amontonados?, ¿tanto cuesta establecer tarifa infantil de transporte?, ¿cuándo van a tener ventajas los jóvenes como las tienen las personas mayores?.

No se lo que económicamente supondrían estas medidas, pero seguro que no llegarían a los 90 millones que se le van a pagar a Ecclestone por celebrar en 2010 la Formula 1 en Valencia.