Nueva era para la igualdad

Reflexionar sobre el tema de actualidad de cada semana te asegura sin duda un número importante de lectores, o al menos un mínimo de entradas “virtuales”  que apuntan interés, pero al mismo tiempo nadie te asegura que ni siquiera con la lectura se percate el lector de tu aportación por ese hartazgo inevitable que satura las mentes cuando todo gira alrededor de un mismo tema. Por eso cuando la pasada semana la actualidad marcada por todos los medios de comunicación apuntaba hacia las movilizaciones con motivo del Día de la Mujer, no consideré siquiera ponerme cara al ordenador para compartir con ustedes mis impresiones.

Compartir reivindicaciones, demandar la igualdad real, apoyar la visibilización del “si las mujeres paramos el mundo se para” tiene desde mi modesta opinión, mucho más recorrido como para concentrarlo en una semana al año. Seguramente sea el 2018 el año 1 de una nueva era, ojalá…. Creo que no solo las mujeres españolas se han unido en un grito unánime para que así sea, creo que por fin los hombres resistentes a la realidad, son conscientes de que la sociedad española no puede seguir avanzando con el  51% de la población en continua lucha por sus derechos. La igualdad real por la que tod@s hemos convertido el Día de la Mujer en la Semana de la Mujer no puede quedar enmarcada solo en esos días de intensas acciones, exposiciones, mesas redondas, entrevistas, biografías y portadas calcadas en la prensa escrita. Hemos de ir más allá y esa es la intención fundamental de este artículo. La sociedad y sobre todo los medios de comunicación son los principales actores de este objetivo y mi alma de periodista sabe que no es sencillo pero nunca imposible.

Las buenas noticias no son noticias, me enseñaron en la facultad, pero quizá si entre todos hacemos un esfuerzo durante muchos más días, más semanas, seremos capaces de mantener el interés social en los frenos y/o avances en igualdad.  Hay que informar de las injusticias, de aquellos casos fragrantes de desigualdad, por supuesto, pero desde estas líneas ruego complicidad para que también los avances y las singularidades sean motivo suficiente para su inclusión en la información periodística.

En ese 51% de la población que somos las mujeres hay grandes protagonistas en todos los sectores de la sociedad. Personas que destacan o no por su trabajo, su vida, su biografía, su esfuerzo,…. y perfectas para convertirse en referentes sociales no solo por un día, por una semana, referentes para niños y niñas, adolescentes, adultos que aun sabiendo inconscientemente de su existencia no encuentran sus historias cuando consultan la información – en cualquiera de sus modalidades-. Hay mujeres que no son objeto de atención para un guion de cine, libreto de una obra teatral o desarrollo literario de una novela y sin embargo esconden tras ellas una riqueza infinita que transmitir.

Hagámoslo entre todos, mantengamos el anhelo de la igualdad como tema de actualidad y todos, hombres y mujeres conseguiremos conjuntamente que este 8 de marzo de 2018 sea por fin el año 1 de una nueva Era.

Puedes encontrar este artículo en el diario.es. Pincha AQUÍ

La credibilidad de la política y l@s polític@s

Leía estos días en prensa (no recuerdo si digital o papel) a una empresaria de relativo éxito advertir de la peligrosidad de la desconfianza ciudadana en nuestro sistema democrático, más concretamente en el poder político y el judicial. Creo que no debo tener muchas más cosas en común con ella, pero en esto estoy de acuerdo (de 1 al 10 casi el 9,5).

Y esa desconfianza en la política, que es donde yo tengo algo que decir y mucho que hacer, está basada en muchos factores. El más llamativo por lo mucho que ha sacudido nuestro sistema institucional quizá sea la corrupción, pero no es el único. Aquello de “el PSOE arrasa cuando es el PSOE” parece frase sacada de argumentario pero si lo fuera es el término más acertado para definir posturas que bien podrían resumirse en la coherencia entre lo que uno dice y lo que hace, en decir PSOE y hacer PSOE . Miren, cuando una formación política responde a las expectativas creadas, cuando cumple la palabra dada, siempre obtienen el respaldo de su electorado, fidelizan su apoyo y crecen por la inercia del respeto y la credibilidad. Y en esto es en lo que el PSOE y por supuesto también el PSPV como parte de él, lleva trabajando el último año, en ser PSOE.

Toda esta reflexión viene a razón de las primarias orgánicas (fíjense que digo orgánicas) que celebramos estas semanas en el PSOE. También en esto, en las primarias orgánicas, se trata de hacer lo que uno ha dicho que va a hacer. Porque cuando un partido aprueba normativas para posibilitar la concurrencia de candidaturas para que la militancia elija de forma directa a sus representantes, no le encuentro sentido a la interpretación torticera de enfrentamientos. La utilización incluso de lenguaje bélico revela un temor que me parece del todo inapropiado para quienes fueron participes de la aprobación de la norma, al igual que para aquellos que optaron por otras opciones pero juraron asumir la victoria de la mayoría como suya.

Las primarias son la expresión máxima de la democracia interna de mi partido, así lo entiendo yo. Celebramos unas primarias para reelegir a Pedro Sánchez SG del PSOE, a Ximo Puig SG del PSPV, y yo fui elegida SG del PSPV de la provincia. Tres procesos internos, tres elecciones primarias, varios candidatos, tres Secretari@s Generales. Y ahora toca renovar las estructuras comarcales, ¿dónde está el enfrentamiento, batalla, guerra? ¿Ejercer el derecho al voto es ir a una contienda o ejercer la democracia?

De las catorce secretarías generales que van a ser elegidas en los próximos días, no en todas se van a celebrar primarias. En algunas comarcas solo un/una militante ha oficializado su intención de capitanear la dirección comarcal en los próximos cuatro años. En otras sí. Dos, tres, y hasta cuatro compañer@s han dado un paso al frente en alguna comarca convencidos de tener la mejor propuesta para el funcionamiento del partido en sus “demarcaciones”. ¿Sabéis qué? Les honra la intención de hacer de este un partido mejor, porque quiero pensar que ese es el objetivo: enriquecimiento político del PSPV en sus estructuras comarcales, democratización, debate, propuestas, decisiones compartidas,…. y nunca batalla, enfrentamiento, discrepancia… Las primarias son la ocasión de hacer más partido, de renovar ideas, equipos, de movilización electoral y de reconexión social.

Como Secretaria General del PSPV de la Provincia de València mi obligación es facilitar la celebración de las primarias allí donde se convoquen. En ello estoy, y nunca expresar mis preferencias por una y otra opción, ni en la comarca en la que milito ni en cualquier otra. Esa es mi responsabilidad como SG, aunque obviamente tengo mis candidat@s, compañeros y compañeras a las que considero más idóneas para liderar nuestra comarcas frente a otros proyectos, aunque esto contraste con posicionamientos individuales de otr@s compañer@s que no parecen conocer el significado del término imparcialidad.

Dicho esto, volviendo a la necesidad de credibilidad en la política defendida al inicio de este artículo, he de decir que hoy volveríamos a cometer los errores del pasado si no defendiéramos la convocatoria y celebración de primarias. ¿Cómo nos va a creer la ciudadanía si a la primera ocasión que tenemos nos desdecimos de nuestras promesas?. Yo defendí que las primarias son el mejor proceso para la elección de representantes, lo sigo defendiendo y trabajaré para que se mantenga.

Hay compañer@s con los que coincidí desde el minuto uno en la defensa de muchas de las premisas que hoy forman este nuevo PSOE que elige a sus representante por primarias directas; que facilitó la presentación de candidaturas bajando el listón del tanto por ciento de avales del 20 al 3%; que se formó a partir del voto individual, libre y secreto de cada uno de nosotr@s. Ahí nos encontramos muchos pero no todos. No coincidí con quienes eligieron otras opciones pero luego asumieron (no sé si de forma firme o a regañadientes) los resultados de las mayorías, pero ahí queda. La valentía también forma parte de la credibilidad por eso sería aconsejable que cada uno defendiera ahora aquello que ha venido defendiendo en el año de transformación de nuestro partido , que cada uno defienda sus posiciones con firmeza y nunca busquen esconder su pasado y venderse como el adalid de aquello en lo que no defendieron nunca porque su credibilidad bajará a mínimos.

Y si baja la credibilidad de un militante o cargo público de nuestro partido, se reduce nuestra credibilidad como partido entre la ciudadanía. Y ese es un riesgo que no nos podemos permitir: somos socialistas para defender con valentía nuestros valores y decisiones, y eso pasa también por defender nuestro proyecto con claridad ante nuestra militancia, un proyecto formado por decisiones pasadas y propuestas futuras.

Puedes encontrar este artículo en eldiario.es. Pincha AQUÍ

Ganar la ciudadanía

La intensidad de las descalificaciones se ha rebajado de forma considerable, pero la apreciación ciudadana sobre la mal llamada clase política no. La acumulación de casos de corrupción del Partido Popular no ha centrado la crítica en esa formación, maestros como son de monopolizar cualquier dato positivo y salpicar de culpabilidad al resto al enfrentarse a problemas. Y consiguieron sembrar la duda sobre todos los que en un momento de nuestra vida hemos decidido dedicarnos a mejorar la vida de la ciudadanía.

La política no es una profesión, es la actividad que el ser humano realiza para intentar mejorar la vida de la sociedad, es la necesidad  de contribuir al desarrollo de sus entornos, el deseo de dibujar un presente y un futuro fecundo para sus iguales. La política es un vicio confesable de personas que anteponen los intereses generales a los suyos particulares. Ese es mi concepto de la política, la herramienta que nos permite abandonar intereses personales para conquistar derechos colectivos, dejar atrás los privilegios para alcanzar avances sociales. Esa es mi visión de la política y ese será el pilar de la acción de la estructura provincial del PSPV-PSOE que ahora lidero.

 A nadie se le escapa que la acción política debe partir del seno de los partidos, porque son estos las estructuras adecuadas y herramientas indispensables para conquistar la confianza de la ciudanía, imprescindible para poder materializar los proyectos en las instituciones. Y mi partido no es ajeno a ello. Hemos visto crecer las expectativas de voto real del PSOE tras la reelección de Pedro Sánchez como secretario general gracias a la credibilidad y confianza en un proyecto comprometido con la ciudadanía, gracias al proyecto político claramente de izquierdas de nuestro partido. La recuperación de la confianza y el respeto por nuestras siglas se ha producido en un momento convulso en el que no gobernamos en España, pero en el que hemos demostrado que tenemos un proyecto de gobierno sólido, integrador, solidario, unificado y sobre todo un proyecto de izquierdas claro y respetuoso con la legalidad y con nuestros semejantes.

Y lo hemos hecho desde la estructura orgánica, porque el partido es el instrumento al servicio de la ciudadanía para transformar la sociedad. Sin partido no hay opción de gobierno, sin proyecto no hay partido y sin personas generosas que trabajen en él no habrá jamás representantes institucionales a través de los cuales acabar con las injusticias y dibujar escenarios propicios al desarrollo colectivo.

En la provincia de Valencia iniciamos un tiempo nuevo, estamos formando el equipo que materialice un proyecto sólido que desde los valores del nuevo PSOE responda a las inquietudes actuales de la sociedad, un partido comprometido socialmente que consolide ese crecimiento de la expectativa de voto que nos empuje en el 2019 a Ganar la Ciudadanía. Como nueva Secretaria General voy a liderar el partido en la provincia de Valencia con un compromiso firme con las casi 10.000 personas que formamos la organización, ellas confiaron en mi para agrandar el respeto en nuestro partido, ese 80% de respaldo supone una gran responsabilidad que afronto con ilusión y expectativas de crecimiento. Las y los socialistas hemos sido protagonistas de la ‘revolución’ de la militancia ocurrida en nuestro partido y seremos protagonistas del cambio que nos llevará a ganar la confianza mayoritaria de la ciudadanía en 2019. Formaremos un partido fuerte para afrontar el enorme reto de liderar el proyecto político mayoritario en las próximas elecciones.

El programa marco de trabajo concreta las propuestas y las aportaciones de la militancia enriquecen sus contenidos, de las resoluciones que aprobemos en el III Congreso saldrá la hoja de ruta y el camino a recorrer en los próximos años y entre todos, apoyando y apoyándonos en nuestros referentes orgánicos e institucionales, ofreceremos a la sociedad motivos fundamentados para ganarnos su respaldo.

Puedes encontrar este artículo en eldiario.es. Pincha AQUÍ

Ni maternidad ni subrogación, hablamos de economía

El lenguaje políticamente correcto admite en ocasiones disfrazar las afirmaciones con velos opacos y  la denominada gestación subrogada no ha escapado a las garras de las medias verdades. La iniciativa de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados para regularla en España fue sin duda un reclamo de este partido político para copar el escenario mediático, una vez más.

Aquí como en todo cada uno tiene su opinión y no es uniforme dentro de los mismos círculos, pero una cosa es la percepción personal y otra muy distinta la realidad social, jurídica y económica de los vientres de alquiler. Y si es exigible a tod@s los representantes políticos, con más razón las mujeres con responsabilidades públicas no nos deberíamos olvidar de poner en marcha políticas feministas que acaben con las discriminaciones salariales, con los techos de cristal, con la invisibilidad  y por supuesto con cualquier tipo de mercantilización del cuerpo de las mujeres.  Tenemos que exigir equidad y raciocinio en la gestión pero también en las declaraciones públicas ya que cualquiera de ellas tiene una repercusión que escapa a nuestro control e influye sobre terceros. Y la responsabilidad es mayor cuanto mayor es el poder que se ejerce.

Ni soy ni pretendo ser especialista en tema tan complejo, pero entre las que sí lo son – y hablo de “las” porque la mayoría de las personas que mejor formadas están en el tema que nos ocupa son mujeres – la posición respecto a la subrogación es mayoritariamente contraria. Los versos sueltos hablan de libertad de la mujer para hacer con su cuerpo lo que quiera, del deseo – que confunden con derecho- a ser madre o padre de esas personas a las que la biología se lo impide,  de la contradicción de permitir la donación de un órgano y no un niñ@… El argumento que más me indigna es aquel que tirando de sensiblería me quiere vender que hay mujeres que lo harían sin pensarlo dos veces si un familiar o amigo cercano lo “necesitara”. Perdonen pero la subrogación no va de eso, háganme el favor de no bajar a temas personales porque todos conocemos a alguien y el argumento del “buenismo” por alquilar tu útero roza el insulto.

L@s que tenemos la responsabilidad de legislar debemos hacerlo para la mayoría y las leyes se plantean y aprueban para el desarrollo de derechos, no de deseos. No podemos legislar a favor del alquiler de vientres para que mi amiga o mi hermana cumplan su deseo de tener entre sus brazos el bebé que la naturaleza le niega.
La denominada gestación subrogada no es sino un nuevo invento de prostitución femenina, una nueva manera de explotar a las mujeres, física y psicológicamente, y sobre todo un nuevo y lucrativo tipo de negocio, porque en realidad no hablamos ni de maternidad ni de subrogación, hablamos de economía.

Algunas de las recientes aportaciones al debate se contradicen respecto al tema económico ya que por una parte defienden la contribución que supondría para acabar con la explotación de esas mujeres que actualmente se contratan en el extranjero y mantienen que es urgente una regulación en la que “no cabe negocio”, pero matizan que habría que establecer una  indemnización acorde a lo que supone un embarazo.

¿Pagarle a una española no es explotarla?, ¿pagarle a una mujer nacida en el territorio sobre el que se legisla no es contribuir a la feminización de la pobreza?. La probabilidad de encontrar mujeres españolas sumidas en situaciones económicas similares a las de los países más pobres del mundo no es tan difícil, y menos a mujeres que harían cualquier cosa a cambio de una buena cantidad de dinero que las sacara momentáneamente del bache. Pero sobre todo parece mentira que no sean conscientes de la facilidad que le darían a las mafias organizadas para explotar una nueva vía de enriquecimiento personal a costa del cuerpo de la mujer.

Trabajemos contra ello y apoyemos a las personas que quieren ser madres/padres agilizando trámites y facilitando las adopciones. Arreglemos los problemas de l@s ciudadan@s y cubramos sus necesidades pero por favor, no nos metamos en charcos fangosos en los que nadie tiene posibilidad de salir sin barro en los zapatos.

Puedes encontrar este artículo en diario.es. Pincha AQUÍ

Tiempos nuevos en el PSOE

Una vez superado el proceso orgánico, los socialistas tenemos el reto de confirmar la credibilidad que la mayoría de los militantes del PSOE le han dado a Pedro Sánchez. Nadie duda que los conflictos de familia siempre son pasionales, pero la experiencia demuestra que una vez superados terminan cimentando la parentela. Así que resuelta la crisis de liderazgo y con los próximos congresos encarados con vocación de consenso, es el momento de afrontar una verdadera oposición a las políticas del PP que representa Mariano Rajoy.

Pese a los malos augurios de propios y extraños, el mandato de las bases ha sido claro, y la masiva participación de nota. El resultado de las primarias ha sido tan contundente, que hasta los más incrédulos se han visto superados por esos militantes anónimos tantas veces denostados. El PSOE ha recuperado su vitalidad desde abajo, como en sus mejores momentos, y ha decidido que no se puede variar de rumbo a la ligera y menos facilitar la reelección de Rajoy sin su consentimiento.

No hay estadista que se precie sin el apoyo mayoritario de los suyos. Igual que tampoco se puede formar gobierno sin atender a la exigencia de los electores progresistas. Espero que esa lección haya quedado definitivamente aprobada. Hay que aprovechar el impulso salido de las urnas el domingo para demostrar que la política es la forma de mejorar la vida de la mayoría, con atención especial a los más desfavorecidos, y de eso saben muchos los miles de socialistas que trabajan en asociaciones, ayuntamientos y centros de trabajo.

Que nadie dude que la experiencia del Pacte del Botànic va ser decisiva para configurar nuevos tiempos progresistas, porque lo que es bueno para la Comunitat Valenciana también lo es para España, ahora y antes. Se abren nuevas esperanzas donde no sobra nadie, es más, necesitamos todavía de muchos más, primero de aquellos que a lo largo de estos días se lamentaban de no estar en el censo de afiliados para votar a Pedro Sánchez. Es la hora de abrir otra vez el partido socialista a todos los sectores que aportan avances sociales, económicos y culturales. En eso estamos.

Puedes encontrar este artículo en diario.es. Pincha AQUÍ

Garantizar los Derechos Humanos a las personas encarceladas en terceros países

Menos mal que todavía cuando apelas a la humanidad logras que se reaccione. Esta semana en la Comisión de Derechos Humanos el posicionamiento fue unánime. Es un éxito colectivo pero me produjo especial satisfacción defender la propuesta presentada por mi grupo parlamentario para que el Consell  refuerce ese soporte a los valencian@s que se encuentren en situación de especial necesidad sea cual sea la causa y a la firma de convenios con entidades sin ánimo de lucro que les prestan ayuda. Estábamos hablando de esas personas que están retenidas (unas cumpliendo condena, otras a espera de juicio) en cárceles de terceros países, donde el cumplimiento de los derechos humanos está más que en cuestión.

Y como la responsabilidad primera es sin duda del Gobierno Central, que el Consell le “recuerde” que debe garantizar los derechos humanos a todas las personas y para ello debe actuar de forma contundente. O lo que es lo mismo, que cumpla la Ley 40/2006 del Estatuto de la ciudadanía española en el exterior, que prevé la obligación del Estado de no olvidarse de sus ciudadanos.

Es otro ejemplo más de incompetencia e ineficacia del Gobierno Central, no quiero pensar que sea por falta de voluntad. El caso es que menos mal que existen personas y organizaciones con un compromiso superior a cualquiera de nosotros, porque son ellos, Instituciones como la Fundación +34 y personas como su director Javier Casado, los que han conseguido que la mayoría de los gobiernos Autonómicos le hayan puesto una marcha más al apoyo a los presos en cárceles extranjeras.

Según los datos de 31 de octubre de 2016 del Ministerio de Asuntos  Exteriores y de Cooperación el número de españoles en cárceles extranjeras  es de 1.336, 79 de ell@s son valencianos. Estos son los datos oficiales, pero hay personas que no han querido declarar su procedencia, por lo que podríamos hablar de mucha más gente. Ahora bien, solo con que hubiera una persona en estado de necesidad ya tendría sentido la acción de nuestros gobiernos.

Todos conocemos casos concretos de español@s  que han sido recluidos en cárceles extranjeras donde las condiciones de cumplimiento de condena no son las más adecuadas. Me viene a la memoria un caso muy mediático como fue el de la valenciana Mª José Carrascosa, pero existen muchos más, personas anónimas que se encuentran desprotegidas en escenarios hostiles.  Hay muchos más ejemplos,  con nombre y apellidos, les podría poner  cara, situarlos en los escenarios,…. Pero el respeto a ell@s y a sus familias me impide la utilización de situaciones tan lamentables (seguramente el relato de un caso muy grave haría parecer leve al resto, y no lo son).

Estos hombres y mujeres  están presos en cárceles de países extracomunitarios, donde no podemos garantizar que se cumplan los derechos más básicos (como alimentación, higiene o asistencia médica). Prisiones donde las condiciones de vida son infrahumanas y donde continuamente es vulnerada su dignidad. La mayoría de los delitos son por transporte o comercio de estupefacientes y  son fruto de la desesperación provocada por problemas económicos . Infringir la Ley, cometer un delito, …. conlleva la asunción de responsabilidades, las circunstancias personales no eximen del cumplimiento de la condena impuesta (por mucho que en casos particulares podemos pensar que se están cometiendo injusticias), pero lo que está totalmente fuera de cualquier percepción subjetiva, es que esas condenas no se cumplan en condiciones dignas, que a esas personas no se les garanticen los derechos que como tal tienen.

El Congreso de Diputados aprobó en marzo de 2014, también por unanimidad una PNL en la que se instaba “al Gobierno a mejorar políticas de asistencia a personas presas en terceros países y agilizar traslado a prisiones de nuestro país”. Ya vemos que la efectividad de esas “ayudas” y/o “gestiones” diplomáticas han sido obviamente insuficientes. Esperamos que ahora el trabajo del Ministro Dastis sea más resolutivo que el ex responsable de Exteriores, el “valenciano” García Margallo.

Por suerte para todos nosotros y sobre todo para esas personas que están en las prisiones extranjeras existen organizaciones que están supliendo  las carencias que nos encontramos. Y de ahí nació la propuesta que les cuento. La Fundación +34 está en la actualidad dando apoyo, soporte y asesoramiento a muchísimos españoles. Pero para poder hacer un buen trabajo necesita del apoyo de todos nosotros.

Nos contó Javier Casado (Director Fundación +34 nunca olvidados) el día de la reunión, que a ninguna persona se le deja sin atender por ser de una Comunidad Autónoma u otra, pero -y esto es ya de mi cosecha-  ayuda mucho que los gobiernos autonómicos se impliquen. Y el Consell no podía ser menos.

Varios Parlamentos Autonómicos han aprobado Propuestas similares, la mayoría por unanimidad, me alegra que no sea el valenciano la excepción.

¿A qué espera la gestora?

La prisa nunca ha sido amiga de Rajoy, después de un año en funciones fue elegido el sábado presidente del Gobierno, juró su cargo el domingo y se fue de puente. Eso es templanza. Las grandes decisiones necesitan tiempo de maduración y como un amigo siempre me aconseja hay que levantar el vuelo, observar ampliando el horizonte y decidir con la cabeza y el corazón frio. En un año creo que le ha dado tiempo de todo. Hoy ya tenemos gobierno.

Estos consejos de cautela no son aplicables a las situaciones de crisis, en las que de la acción o inacción depende el futuro. Aun así, dado que la crisis del PSOE no ha sido sobrevenida por ningún elemento sorpresivo, tiempo ha habido para calcular las acciones requeridas para solucionarla. Llevamos un mes sin líder, sin estructura, sin dirección, sin rumbo. Es el momento para convocar las Primarias y el Congreso Federal, esa es la misión para la que se eligió la Gestora, no sé a qué espera.

El argumento esgrimido por quienes dimitieron de la ejecutiva federal el pasado mes de septiembre y de todos aquellos que votaron en contra de la propuesta del Secretario General de convocar de forma inmediata Primarias y Congreso Federal, en aquel monstruoso Comité Federal (CF) del 1 de octubre, fue que no nos hallábamos en el momento adecuado. Esta fue en teoría la fuente de las desavenencias, y digo en teoría porque el tiempo y las diferentes informaciones conocidas nos han abierto otras formulaciones.

Ya todos sabemos lo que pasó, o parte de lo que provocó la mayor crisis que el PSOE ha vivido en me atrevo a decir sus 137 años de historia. Los conflictos internos que se han ido dando en el seno del partido, aunque conocidos en su mayoría, nunca habían sido tan evidentes y tan cainitas. Ni siquiera en aquellos congresos del 79 en los que primero se rechazó y luego se aprobó el abandono de los postulados marxistas y la asunción del socialismo democrático como ideología oficial, con dimisiones del secretario general, gestora y reelección posterior del mismo González para capitanear el barco. A mí ese me queda muy lejos pero si recuerdo, aún como espectadora externa, el famoso cambio de postura respeto a la salida de la OTAN, allá por el año 86. Todo esto pasó en un contexto político y social muy diferente, en el 79 el post franquismo seguía presente, en 1981 España volvió a ver peligrar la democracia con el golpe de Estado y en el 86 el PSOE era un partido fuerte, que gobernaba con un sólido apoyo ciudadano. No existían las redes sociales y la ciudadanía recibía la información a través de unos medios de comunicación ávidos de libertad y satisfactoriamente objetivos. Miren si la situación era distinta. También es verdad que nunca antes el PSOE había propiciado un Gobierno de un partido que como el PP defiende y aplica políticas radicalmente opuestas al “socialismo democrático”.

Y ¿por qué no era el momento en septiembre de procesos internos? porque primero es España y después el PSOE y antes de ponernos a “arreglar” nuestra casa tenemos que desbloquear el gobierno del país. Bueno, continuaba el intento de explicar lo inexplicable. Llegados a este punto y tras una serie de acontecimientos dirigidos claramente a despojar por completo al PSOE del único secretario general elegido de forma directa por los militantes, la fórmula elegida por la Gestora para “desbloquear” el Gobierno ha supuesto ahondar más si cabe en la gravedad de una formación herida pero que aun manteniendo al mínimo las constantes vitales podía optar a una resurrección controlada. Lo que se ha venido a llamar la “abstención técnica” era la fórmula menos traumática para cumplir el mandato del Comité Federal de desbloquear la formación de gobierno, pero sin necesidad de que el respaldo al PP fuera un homenaje al único partido que ha sido definido por la Fiscalía como “organización criminal”.

Pues tampoco. La Gestora “interpretó” la decisión del CF como un mandato imperativo para todos los diputados y diputadas del Grupo Parlamentario Socialista. Y esto fue inamovible, mientras días antes algunos componentes del CF ni escucharon ni por supuesto acataron los “mandatos” de las ejecutivas y comités de toda España en los que se les instaba a no facilitar ni por activa ni por pasiva un gobierno del PP. ¿No existen sanciones para estos incumplimientos?.

He querido hacer el relato de los hechos aún a sabiendas que por todos es conocido, porque si importante es el futuro que podamos tener, nunca debemos olvidar que la situación en la que nos encontramos no es la consecuencia de una catástrofe natural. La catarsis ha venido propiciada por aquellos que quisieron el poder y lejos de pelear en una contienda limpia y mirando a los ojos al contrincante, dispusieron a sus vasallos a la primera línea para que controlaran el terreno, lo trabajaran, lo allanaran, lo sembraran … y solo cuando los frutos estuvieran en periodo de recolección ellos acercarse al huerto a llenar la cesta con la cosecha.

Ahora ya tras la bochornosa jornada del sábado en la que Rajoy obtuvo el respaldo de la Cámara para gobernar, digo yo que ya nos podemos poner a “arreglar” nuestra casa. Y lo primero y más urgente es la Convocatoria de Primarias y ese Congreso que no teníamos que celebrar hasta que el Gobierno dejara de estar en funciones. Ahora ya no hay excusa, ni argumento, ni teoría que pueda aplazarlo, a no ser que las intenciones no sean coser el PSOE, sino dejarlo hilvanado para ofrecer su costura a defensores o defensoras de las viejas fórmulas de poder.

¿Saben nuestros actuales gestores que la demora en la toma de decisiones no solo repercute en la dirección federal?. ¿Son conscientes de que a partir de ese momento todas las federaciones ratificarán o cambiaran sus direcciones?. A partir de la celebración del Congreso Federal se convocan por reglamento los congresos nacionales, provinciales, comarcales – en su caso- y locales. No podemos seguir con esta provisionalidad sine die, ya que hay más de un territorio que en este momento está funcionando con una dirección interina que de manera totalmente forzada y artificial ha llegado a “nombrar” digitalmente a la dirigente institucional. Sin criterio objetivo y sin una dirección sólida que la avale tenemos representantes públicos que buscan el liderazgo sin ningún ejercicio previo. Y esos tiempos pasaron. El PSOE actual no puede ni debe volver a la designación digital de mirlos blancos que a poco que rasques les afloran las plumas grises.

Puedes encontrar este artículo en diario.es. Pincha AQUÍ